CSIF rechaza que se utilice a los empleados públicos como moneda de cambio en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado
El sindicato intensifica la interlocución para impulsar una oferta de empleo público sin tasa de reposición y las 35 horas, en la próxima Conferencia de Presidentes
12 de Enero de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, rechaza que se utilice una vez más a los empleados públicos como moneda de cambio, en este caso, en la negociación que debe llevar a cabo el Gobierno con las diferentes fuerzas parlamentarias para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado.

CSIF lamenta que el ministro de Hacienda haya rehusado concretar lo que ocurrirá con las retribuciones o la oferta de empleo público de empleo en la Comisión celebrada hoy en el Congreso de los Diputados, donde acudió a explicar las líneas generales de su departamento, pese a las preguntas planteadas por los diferentes grupos parlamentarios.

No es de recibo que a 12 de enero, los más de 2,5 millones de empleados públicos de este país todavía no sepan qué va a ocurrir con sus retribuciones, ni si se van a reforzar las plantillas, pese a las necesidades urgentes de personal que se están evidenciando, como por ejemplo, en las urgencias hospitalarias por la epidemia de gripe.

El propio ministro de Hacienda –que desde la conformación de Gobierno aún no se ha reunido con las organizaciones sindicales—ha reconocido hoy la necesidad de que los empleados públicos recuperen el poder adquisitivo. Pues bien, ha llegado el momento de sentarse a negociar, porque así lo reclaman los miles de empleados públicos, responsables de los servicios que reciben nuestros ciudadanos, cuyo esfuerzo está permitiendo a este país salir de la crisis económica.

Mientras tanto, CSIF está intensificando la interlocución para que la Conferencia de Presidentes que se celebrará el próximo martes, acuerde una oferta de empleo público amplia, en la que se elimine la tasa de reposición.

También es preciso abordar otras cuestiones, como la necesidad de revertir recortes aún vigentes (los descuentos en la nómina por baja médica), o la generalización de la jornada de 35 horas semanales en el conjunto del Estado, como una medida de mejora de la calidad de los servicios y creación de empleo.