El atasco del SEPE condena a miles de aragoneses a hacer mal la renta
Faltan solo 15 días para que termine la campaña y siguen pendientes alrededor de 7.000 expedientes de ERTE con errores. Los funcionarios aseguran que "nos faltan manos"
Noticia en Heraldo de Aragón
15 de Junio de 2021

El atasco que arrastra el servicio público de empleo (SEPE) desde el inicio de la pandemia de covid-19 no ha permitido llegar a la recta final de la campaña de la renta con todos los expedientes pendientes solucionados. Desde la dirección provincial de Zaragoza se reconocía la semana pasada que no será posible resolver a tiempo los alrededor de 7.000 casos de afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que cobraron el desempleo con errores en 2020. A 15 días de que finalice el plazo para presentar la declaración del impuesto, siguen esperando una respuesta del organismo.

Esta campaña de la Renta se ha visto marcada por los ERTE. Desde la Agencia Tributaria se aconsejó al inicio, en el mes de abril, que estos contribuyentes esperaran todo lo posible, para dar tiempo al SEPE a ver si les enviaba los datos correctos. Algunos se han ido actualizando apareciendo en los datos fiscales y los borradores del impuesto que se pueden descargar en www.agenciatributaria.es. Los más perjudicados serían las personas que recibieron por error más dinero del que les correspondía y que ahora tienen que plantearse cómo hacen la declaración del impuesto sobre la renta (IRPF).

(...)

Falta de personal y un 26% de temporalidad en el SEPE
Los ERTE vienen siendo reconocidos desde la patronal y los sindicatos como la herramienta aprobada por el Gobierno que ha conseguido sujetar el empleo durante el parón provocado por la pandemia y las restricciones que todavía siguen, pero su tramitación ha sobrecargado el SEPE, sobre el que sus funcionarios ya venían denunciando la falta de personal. Además de la avalancha de solicitudes inicial, desde la plantilla recuerdan que un ERTE es un expediente "vivo" ya que el papeleo no finaliza con su presentación. Las empresas han ido sacando y metiendo trabajadores según evolucionaba la crisis sanitaria.

(...)

"Estamos sobrecargados de trabajo. Es un hecho incuestionable que no estamos de brazos cruzados", asegura Manuel Galdeano, portavoz nacional del sindicato CSIF. "Lo que nos preocupa es que a 30 de junio 1.500 trabajadores incorporadas por el covid terminan sus contratos y a eso se junta que a partir del 1 de julio la plantilla empieza a tomar sus merecidísimas vacaciones", añade, sobre lo que considera una nueva "tormenta perfecta". Pide que se renueven esos contratos temporales que se incorporaron por la covid y se han ido prorrogando cada tres meses hasta ahora.

"Lo que parece mentira es que llamándonos servicio público de empleo, SEPE, que deberíamos ser el órgano garante de la estabilidad en el empleo, tengamos un 26% de personal temporal", denuncia Galdeano sobre una plantilla de unas 8.400 personas en España.
(...)

Además, en este tiempo al SEPE le ha pasado casi de todo. Ha sufrido incluso un ataque informático que le obligó a parar cuatro días en marzo de este año. "Tardamos algo más de un mes en ponernos un 100% operativos una vez que volvieron a arrancar los sistemas. Ahora le ha tocado al Ministerio de Trabajo, pero no nos ha afectado", asegura el portavoz del CSIF sobre el último 'hackeo' a un órgano público registrado la semana pasada.

(...)

En los peores momentos de la pandemia se alcanzaron las 100.000 personas en ERTE en la comunidad, que sumadas a las que se encontraban en paro llegaron a las 151.800, según los datos de la delegación del Gobierno. En 2020 hubo un total de 529.929, casi cinco veces más que los del año anterior, que fueron 131.095.

"Nos faltan manos", asegura Galdeano, en referencia a todas las oficinas españolas, "para gestionar las cargas que entran y las muchas incidencias que se han ido produciendo a lo largo de un año". La quinta prórroga de los ERTE por la covid se extiende hasta el 30 de septiembre. Y el trabajo sigue entrando porque algunos de los nuevos expedientes "ya no son ERTE sino ERE", afirman ambos sindicalistas, por lo que ya incluyen despidos.