Trabajo revisará las aplicaciones informáticas del SEPE para los ERTES y otras prestaciones
- CSIF advirtió de que estas aplicaciones, con una antigüedad media de 30 años, dificultan una tramitación ágil de las prestaciones por desempleo
24 de Noviembre de 2020

El Ministerio de Trabajo revisará las aplicaciones informáticas para detectar problemas en la gestión de las prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha reclamado al Gobierno desde el inicio de la crisis una dotación suficiente de recursos humanos, estructurales y profesionalizados ante la situación de emergencia social por el COVID19.

Urge, en este sentido, un apoyo decidido a la inversión en medios tecnológicos porque las aplicaciones y los sistemas informáticos, con una antigüedad media de treinta años, ponen de relieve las deficiencias en la gestión y dificultan una tramitación más ágil de las prestaciones por desempleo.

CSIF insiste en que debe acometerse una reforma estructural y en profundidad de los sistemas y aplicaciones informáticas del SEPE, obviando la política de "parches" que se desarrolla en el Organismo, con una decidida apuesta en inversión tecnológica, habida cuenta de las múltiples incidencias en la gestión de las prestaciones por desempleo.

Valoramos que el Ministerio de Trabajo, a través de la Dirección General del SEPE, dé ahora un primer paso adjudicando un contrato para monitorizar y analizar las aplicaciones informáticas del SEPE para detectar problemas que afecten a su rendimiento, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Recordamos, además, que miles de personas afectadas siguen pendientes de regularizar sus prestaciones, muchos de ellos en una situación de una gran vulnerabilidad. Por esta razón, CSIF ha planteado una batería de medidas, entre ellas, recursos humanos y materiales suficientes para afrontar la situación, en el marco del Plan de Avance y Transformación del SEPE

Desde el principio de esta crisis, CSIF ha insistido en la necesidad de reforzar las plantillas que, en los últimos 10 años, como consecuencia de las políticas de recortes, han perdido 3.400 efectivos y se sitúa en cerca de 8.000 trabajadores/as, una cifra manifiestamente insuficiente para atender a la ciudadanía.

Además, la tasa de temporalidad de la plantilla del Organismo es de un 30%. El personal del SEPE nos muestra su máxima preocupación por la falta de medios en estas circunstancias, ya que están al límite ante el volumen actual de trabajo y la previsión para el 2021.