CSIF AGE Aragón pide una apuesta real por el teletrabajo y denuncia las trabas a los empleados
Solo un 16,5% de los empleados de la Administración General del Estado en Aragón sigue la modalidad de trabajo no presencial. Este sector debería ser un referente para otros sectores de las administraciones públicas.
10 de Noviembre de 2020

Zaragoza. (10/10/2020).- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclama una “apuesta real” por el teletrabajo y denuncia las trabas que se encuentran los empleados públicos que solicitan la modalidad de trabajo no presencial. En el sector de la Administración General del Estado (AGE), pionero en la apuesta por el teletrabajo y que debería ser la vanguardia de la Administración, solo el 22% de los trabajadores se han podido acoger a la modalidad de trabajo no presencial en España. En Aragón, el porcentaje es inferior: el 16,5%, según los últimos datos publicados la semana pasada en la Comisión de seguimiento del acuerdo del 17 de junio sobre el trabajo presencial y no presencial en AGE.

La Comisión analizó el pasado viernes la evolución del trabajo no presencial en los diferentes ministerios y organismos de la Administración General del Estado, y en cada provincia. En Aragón, solo el 16,5% del personal de AGE se ha acogido algún día de la semana a la modalidad no presencial. De un total de 5.519 personas que trabajan en AGE en Aragón, solo 910 pueden hacer teletrabajo (son datos de 1 de octubre facilitados en la comisión de seguimiento el 6 de noviembre). Son personal de distintos ministerios y organismos, como el SEPE, Hacienda, Delegación del Gobierno, Instituto Nacional de la Seguridad Social, Prisiones, Tráfico, Confederación Hidrográfica del Ebro, CSIC o personal civil de Defensa (este acuerdo no se aplica a las fuerzas armadas ni a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado). De estas 910 personas que hacen algún día de teletrabajo, 546 son mujeres y 364, hombres.

Hay una gran diferencia entre provincias: en Zaragoza son 806 personas las que se pueden acoger a la modalidad de trabajo no presencial (18,5%); mientras que en Huesca solo son 62 (9,2%) y en Teruel, 42 (8,8%). La opción de trabajo no presencial es voluntaria. En el sector de AGE en Aragón se han acogido a ella 208 personas de grupos vulnerables para la COVID (como embarazadas, mayores de 60 años o algunas enfermedades crónicas); 201 personas con menores de 14 años a su cargo; 68 personas con mayores dependientes o discapacitados a su cargo, y 433 personas que no pertenecen a ninguno de estos grupos.

Desde CSIF AGE Aragón hemos pedido información a la Administración sobre el motivo de los porcentajes tan bajos de trabajo no presencial en Aragón, especialmente en las provincias de Huesca y Teruel. Contrastan estos datos con los de la Comunidad de Madrid, sede de los ministerios y direcciones generales, donde el porcentaje de trabajo no presencial alcanza el 33%.

Denunciamos que no se está protegiendo adecuadamente al personal y no se está fomentando el teletrabajo, que debería ser una prioridad en esta situación de pandemia. Los empleados públicos de AGE continúan desarrollando su trabajo como si estuviéramos en situación de “nueva normalidad” establecida por el Gobierno Central en junio, cuando nos encontramos en una situación de “alerta en fase 3 agravada”.

Pedimos información sobre cómo se decide qué personas pueden acogerse al trabajo no presencial. Nos encontramos con una gran diversidad de criterios y gran arbitrariedad, dependiendo de cada organismo y de la voluntad de algunos cargos. Solicitamos que estos criterios sean homogéneos, como se establece en los acuerdos de la Comisión de Seguimiento creada desde la Secretaría de Estado de Función Pública.