CSIF denuncia el olvido institucional de los trabajadores penitenciarios y la falta de personal en las cárceles aragonesas
Como medida de protesta el sindicato no participa en los actos de celebración por la festividad de la Merced previstos para este jueves en las prisiones aragonesas.
24 de Septiembre de 2020

Zaragoza. (24/09/2020).- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia el olvido institucional que sufren los trabajadores penitenciarios por parte del Gobierno y la falta de personal en las cárceles aragonesas. Como medida de protesta, CSIF no participa en los actos de celebración de la patrona, el día de la Merced, previstos para este jueves 24 de septiembre.

“No tenemos motivos para celebrar la festividad de Nuestra Señora de la Merced. Hay muchas carencias en las cárceles y un 15% de plazas sin cubrir desde hace años. Falta personal sanitario, personal laboral (técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, electricistas, cocineros, trabajadores sociales) y técnico (juristas y psicólogos). También falta personal de vigilancia interior y de oficinas, porque no se cubren las plazas de los que pasan a segunda actividad, las jubilaciones ni las bajas. Las plazas que convoca Instituciones Penitenciarias son insuficientes para cubrir las bajas que se producen cada año y dar solución al envejecimiento de las plantillas. Este año aún no se ha aprobado la Oferta de Empleo Público de 2020”, denuncia Silvia Moriche, responsable de Prisiones de CSIF Aragón.

CSIF ha denunciado en muchas ocasiones las desigualdades salariales entre comunidades y entre administraciones, y reclama la equiparación salarial. Los trabajadores sufren la sobrecarga de trabajo y los internos no reciben la asistencia que deberían.

Durante la crisis del COVID, CSIF ha denunciado el retraso en dotar de equipos de protección adecuados al personal y las tardías medidas de prevención adoptadas. “Ahora que vuelve a haber un alto nivel de contagios pedimos que se tomen medidas más restrictivas, como que se suspendan las conducciones y talleres, y que entre el mínimo personal imprescindible a las cárceles”, señala Silvia Moriche.