Nueva caída informática en el territorio del Ministerio de Justicia
26 de Abril de 2017

La Secretaría General nos ha informado de un nuevo problema en el servicio informático que ha ocasionado una interrupción en el servicio y una caída del sistema generalizada. La interrupción según nos han comunicado ha durado apenas 30 minutos y, según nos informa, la misma Secretaría General del Ministerio ya está restablecido el servicio. No obstante, llueve sobre mojado y los funcionarios están más que hartos de tanta propaganda y de tantos problemas.

CSIF ha solicitado que se paralice la implantación de Justicia digital en tanto en cuanto no se disponga de los medios económicos, personales y materiales adecuados para poner en marcha este trascendental proyecto. Los contínuos problemas están sobrecargando el trabajo en los órganos judiciales y agotando la paciencia y comprensión de los usuarios: los funcionarios de Justicia. Para CSIF:

Es un error grave anunciar el proyecto “Justicia papel cero” o "Justicia digital" sin tener los medios adecuados.

Es un error pretender que todo funciona bien, inundando las notas de prensa con cifras millonarias, cuando existen graves problemas tanto de hardware (dispersión de servidores sin conexión interna), de comunicaciones (ancho de banda) como software (lexNET no vale y Minerva y Fortuny no sirven) que aquejan al sistema informático del Ministerio. No se puede seguir tirando el dinero en unos programas que no funcionan.

Es un error pretender implantar la Justicia digital sin atajar el problema de la existencia de diversidad de plataformas cuya interoperabilidad es más que complicada:

  • Ministerio y CCAA que utilizan sus programas,
  • Audiencia Nacional que depende del Ministerio pero que tiene programa propio,
  • CCAA con programa propio,
  • Fiscalía, IML e INTCF

Es un error pretender que las nuevas aplicaciones se interiorizan con un blog, una cuenta de twitter y unas “horitas” de formación y sin aportar los recursos necesarios para su mantenimiento.

Es un error seguir enterrando millones de euros en unos programas que no funcionan y más aún pretender extender el proyecto a otras CCAA cerrando convenios de implantación de estos programas.

Es un error crear un grupo de trabajo de seguimiento de nuevas tecnologías en la Administración de Justicia para luego marginarlo e intentar instrumentalizarlo. Razón por la cual CSIF abandonó este grupo.

Y es un error más grave si cabe, no reconocer estas limitaciones y echarle la culpa a los demás “matar al mensajero”.

CSIF ha solicitado la convocatoria de la mesa de negociación porque sin la participación ni la implicación de los funcionarios de Justicia ningún proceso de reforma. Hay que reconocer el esfuerzo que supone la adaptación a este proceso de implantación tecnológica. Además, las nuevas tecnologías implican cambios en las funciones y en las tareas dentro de los órganos judiciales. Unos cambios que ya se están produciendo sin el reconocimiento laboral y retributivo que deberían conllevar pero que demuestran que los funcionarios de Justicia tienen mucho que decir en beneficio de una Justicia más eficaz y eficiente.