CSIF Sanidad Andalucía celebra los avances para que las trabajadoras y los trabajadores sociales sean reconocidos como profesionales sanitarios
ACTUALIDAD | SANIDAD
26 de Noviembre de 2020
  • Es un colectivo esencial que asesora, acompaña y atiende a pacientes de la sanidad pública en situación de vulnerabilidad o exclusión social, y que tiene mucho que aportar también en materia de violencia de género o agresiones a profesionales

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y primera fuerza sindical multiprofesional del Servicio Andaluz de Salud, celebra los recientes avances que se han producido para que los trabajadores y las trabajadoras sociales sean reconocidos como profesionales sanitarios.

En concreto, el sindicato valora el anuncio realizado en este sentido por el Ministerio de Sanidad en su programa específico de Políticas de Salud y Ordenación Profesional incluido en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 y espera que, a raíz de ello, en breve se haga realidad esta reivindicación de la central sindical tanto a nivel estatal como autonómico.

No obstante, aún sigue pendiente la modificación de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias (LOPS) con la que se prevé la regulación de nuevas profesiones sanitarias, concretamente, el Trabajo Social Sanitario o la Biología Sanitaria, según ha explicado este jueves el presidente del Sector de Sanidad de CSIF Andalucía, Victorino Girela.

CSIF Andalucía exige que se reconozca como profesionales sanitarios dentro del sistema sanitario público a los 550 trabajadores sociales con los que cuenta el SAS. De hecho, los trabajadores y las trabajadoras sociales asesoran, acompañan y atienden a pacientes de la sanidad pública que se encuentran en situación de vulnerabilidad o exclusión social. Además, se trata de un perfil profesional con importantes capacidades para aportar en cuestiones relacionadas con la violencia de género y con la prevención de agresiones al personal del sistema sanitario, entre otros campos.

Dicha reivindicación de CSIF Sanidad Andalucía va en consonancia con la solicitud realizada por el sindicato a nivel nacional al Ministerio de Sanidad que para que reactivara de forma inmediata el reconocimiento del Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria.

La Comisión de Recursos Humanos del Ministerio de Sanidad dio luz verde a este reconocimiento en enero de 2019 y tan solo estaba pendiente su publicación en una norma con rango de Ley. Sin embargo, con el cambio de Gobierno y la irrupción de la pandemia por la Covid-19 dicho trámite se ha demorado en el tiempo. “Ahora, con la inclusión de dicho reconocimiento en un programa de los PGE para 2021 se allana el camino para que sea una realidad, que esperamos que se materialice cuanto antes”, según ha señalado Victorino Girela.

CSIF recuerda que este colectivo desempeña su labor en el sistema sanitario y merecen ser reconocidos como profesionales de este ámbito, lo que implicaría una delimitación de sus competencias, seguridad jurídica, además de potenciar esta figura asistencial y mejorar sus condiciones laborales. De esta manera, además podrán colaborar de forma activa y sin trabas burocráticas o administrativas, a afrontar la crisis derivada de la pandemia y las situaciones sociales sobrevenidas.

“En el contexto actual de pandemia, el trabajo en equipo y colaborativo se vislumbra como una de las principales fortalezas del sistema, facilitando que todos los profesionales del sistema sanitario aporten lo mejor de sus capacidades”, ha argumentado Girela, que ha añadido, además, que “la definición de salud como bienestar físico, psíquico y social, no se puede permitir por más tiempo obviar la presencia de los trabajadores sociales”.

Asimismo, dicho reconocimiento “eliminará barreras de acceso de estos profesionales del Trabajo Social Sanitario a las funciones, tareas, cometidos y responsabilidades, derivados de su presencia y capacidad, en favor de una atención integral y de calidad en los servicios sanitarios públicos, como merece la ciudadanía”, ha añadido el responsable del Sector de Sanidad de CSIF-A. Por ejemplo, dicha consideración les daría acceso a la historia clínica de las personas usuarias con el mismo nivel que los profesionales sanitarios.

Merma de efectivos en los últimos 20 años
Por otra parte, CSIF-A recuerda que el colectivo de trabajadores y trabajadoras sociales del SAS ha sufrido una importante merma de efectivos considerable en las dos últimas décadas y reclama que se garantice la presencia de un profesional de este ámbito por cada Unidad de Gestión Clínica, así como en los CHARES.

En concreto, según los datos que maneja CSIF, en el SAS existen actualmente unos 550 trabajadores sociales sanitarios, de los que alrededor de 360 trabajan en Atención Primaria –incluidos los equipos de Salud Mental-- y el resto en hospitales. En concreto, actualmente existe en torno a un centenar de centros de salud que no cuentan con un trabajador social sanitario a tiempo completo, es decir, que lo comparten varios centros a la vez.

“En el año 2001 todos los centros de salud de Andalucía contaban con su trabajador social a tiempo completo. Es decir, que si el SAS completara la plantilla con los profesionales que faltan, se volvería a contar con la misma plantilla que hace 20 años, lo que da una idea del abandono del SAS respecto a este perfil profesional tan necesario”, ha añadido Victorino Girela.

“La recuperación después de dos décadas de esos casi 100 trabajadores sociales que faltan podría servir precisamente ahora para colaborar en las labores de rastreo del virus SarS CoV-2, dada la experiencia que tienen estos profesionales en este tipo de actividad en relación a otras enfermedades, como por ejemplo las de transmisión sexual y otras enfermedades infecciosas de necesario control sanitario asociadas a condiciones socioeconómicas desfavorables”, ha concluido el responsable sindical.