CSIF-A alerta de la sobrecarga del personal de Atención Primaria, que añade las funciones de rastreo del virus a sus labores habituales
ACTUALIDAD | SANIDAD
12 de Agosto de 2020
  • El sindicato pide que se refuercen las plantillas de centros de salud y de Urgencias y que se asegure la protección de los profesionales
  • Denuncia las grandes demoras que encuentran los usuarios para poder ver a su médico de familia y ser derivados a especialistas

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Andalucía ha alertado de la situación que vive el personal de Atención Primaria en la comunidad al ver añadida a sus funciones habituales la de rastreo del virus SARS-CoV-2.

Desde el inicio de la crisis sanitaria CSIF ha puesto en valor el papel de los epidemiólogos, pidiendo el aumento en la plantilla de estos profesionales cuya labor se ha apoyado con la figura de los rastreadores, cometido fundamental para el control y disminución de la expansión del contagio. Asimismo, el sindicato ha señalado que frente a la versión de la Junta de Andalucía que asegura haber contratado a numerosos rastreadores para este fin, la realidad es que la tarea recae en los propios profesionales del sistema, sobre todo en la enfermería de Atención Primaria, que conjuga sus labores asistenciales con el rastreo de casos, provocando una situación de sobrecarga laboral.

En este sentido, CSIF también ha subrayado que, además de la gestión por parte de la Administración, la responsabilidad individual de la ciudadanía es de vital importancia para contener la actual expansión del virus. Actualmente hay activos más de 115 brotes en Andalucía, algo que hace imprescindible seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias para no volver a la situación de hace unos meses.

Esta es una de las razones por las que el sindicato reclama “que se refuercen las plantillas de todas las categorías de Atención Primaria y de los puntos de Urgencias, tanto de primaria como de especializada, que son la primera línea de llegada de los pacientes sintomáticos, evitando así un nuevo colapso sanitario”, tal y como ha declarado Carmen Jiménez, vicepresidenta del sector a nivel autonómico.

La representante sindical ha resaltado, además, las grandes demoras existentes para que las personas usuarias sean atendidas por sus médicos de familia, “algo que demuestra que el refuerzo estival no ha sido suficiente”. Actualmente las citas en Primaria tienen muchos días de espera y las derivaciones al especialista en primera cita conllevan más de dos meses.

Plantillas saturadas por la falta de contrataciones

CSIF Sanidad Andalucía ha insistido en la necesidad de incorporar a personal especializado para realizar las labores de rastreo del virus y acabar con la saturación que actualmente sufren las plantillas.

En concreto, en Almería no se ha hecho ningún contrato específico para el puesto de rastreador y la plantilla existente, especialmente enfermeras, lo combinan con su actividad normal. En la zona de Almería capital y del levante también se han incorporado farmacéuticos del cuerpo A4, que generalmente realizan estas funciones por las tardes o los fines de semana.

En Cádiz y sus diferentes distritos el rastreo de nuevos focos recae fundamentalmente en la enfermería de Atención Primaria, que ha visto aumentada su carga de trabajo. En el Hospital Punta Europa se cuenta con cinco profesionales, siendo epidemiólogo solo dos de ellos. En el Distrito Bahía de Cádiz-La Janda aún hay pendiente realizar contrataciones para reforzar a los dos actuales.

En Córdoba es el personal de Medicina Preventiva y Medicina del Trabajo el que se encarga del rastreo en los hospitales de la capital. La carga está más presente en Atención Primaria, donde la situación es diferente en cada distrito. En el de Córdoba-Guadalquivir se ha designado a cuatros efectivos y se han pedido voluntarios por si la situación empeorase. En el Área Norte de Córdoba se hizo un contrato covid-19, que además de realizar test hace funciones de rastreo junto a Preventiva y otras categorías. Por último, en el Área Sur no se ha hecho contratación específica por lo que es la plantilla habitual la que lo realiza. Una vez detectados los contagios, son las enfermeras de los centros sanitarios quienes hacen el seguimiento de los pacientes.

En Granada hay tres enfermeras rastreadoras (una para el Área Norte, otra para el Área Sur y otra para los distritos Granada y Metropolitano) que coordinan al personal encargado del seguimiento, principalmente médicos de familia, enfermeras y algunos auxiliares administrativos contratados.

En Huelva se cuenta solo con 10 rastreadores para toda la provincia, que son personal de riesgo de la plantilla a los que se les ha adaptado el puesto.

Por su parte, en Jaén se han contratado 3 enfermeras en AGS Norte, en la capital están pendientes de la contratación de 5 más, siendo generalmente el personal de Enfermería de los diferentes distritos el que realiza esta tarea.

En Málaga es también el personal de Atención Primaria el que hace las labores de rastreo fundamentalmente. Se han contratado a profesionales a nivel hospitalario pero no se ha informado de cuánto son.

En Sevilla la mayoría de los rastreadores también compagina esta tarea con su labor habitual. En el Distrito Sanitario Aljarafe-Sevilla Norte se cuenta con 123 enfermeras, de las que solo dos son nuevas contrataciones. En el Distrito Sur todo el personal de Enfermería colabora, habiendo solo dos profesionales con funciones específicas. En el Área de Gestión Sanitaria de Osuna, en cada una de las ocho zonas básicas hay un profesional colaborando con el rastreo. En el Distrito Sanitario de Sevilla todos los coordinadores de enfermería realizan esta labor y de ellos dependen otros dos profesionales, una enfermera con dedicación exclusiva y otra colaboradora.

Por último, la Central Sindical ha exigido que “la Administración asegure la correcta protección de las y los profesionales” puesto que “no se puede admitir que se enfrenten a la realización de su trabajo sin los equipos de protección necesarios y suficientes y que se contagien por una exposición indebida”.