CSIF lamenta que Andalucía sea la comunidad con más víctimas por violencia de género y reclama más medidas y concienciación social entre los jóvenes
ACTUALIDAD | IGUALDAD
28 de Diciembre de 2021

• Cada día hay casi cien mujeres que acuden a las autoridades y se presentan más de un centenar de denuncias, según el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género
• La responsable de Igualdad de CSIF-A espera “que las fuerzas políticas recuperen la unidad para así acabar con una lacra social que deja un elevado coste humano”

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en la Función Pública y con presencia creciente en el sector privado, ha lamentado que Andalucía siga siendo la comunidad donde más mujeres son víctimas de violencia de género, según los últimos datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, de ahí que reclame a la administraciones que adopten “medidas de mayor calado y concienciación social, empezando por las dirigidas a los más jóvenes durante sus distintas etapas educativas”. “Hay que prevenir más para así lamentarnos menos y reducir la incidencia de esta lacra social. Lo que se está haciendo hasta ahora no funciona como debería o resulta claramente insuficiente”, expone la secretaria de Igualdad y Acción Social de CSIF Andalucía, Carmen Alguacil.

De acuerdo con la estadística del Observatorio relativa al tercer trimestre de 2021, Andalucía fue entre julio y septiembre la comunidad con más víctimas de violencia de género recibidas por las autoridades (8.858). También fue la región donde los juzgados adoptaron más órdenes y medidas de protección y seguridad de las denunciantes (1.675), mientras que en la proporción de víctimas por cada 10.000 mujeres ocupó el quinto puesto con un promedio de 20,2, también por encima del indicador nacional (18,2).

“Estos datos confirman una realidad triste e inaceptable. Hablamos de que durante ese trimestre, cada día, las autoridades recibieron a 96 posibles víctimas, se presentaron 103 denuncias y se incoaron 18 órdenes o medidas de protección y seguridad”, recalca la responsable de CSIF-A, quien de todos los números disponibles lamenta en especial el “alto coste humano” que deja el balance de 2021, con ocho mujeres fallecidas a manos de sus parejas o exparejas hasta ahora. Sólo en Cataluña ha habido que lamentar más asesinatos (nueve).

“Andalucía es la comunidad más poblada y puede entrar en la lógica que encabece estas clasificaciones tan negativas, pero no es de recibo que en lo que va de año haya habido 24.281 posibles víctimas y que la diferencia sea tan grande respecto a Madrid (18.646), la Comunidad Valenciana (16.520) o Cataluña (16.039)”, señala Alguacil, que además destaca que la evolución de los datos es “muy preocupante”. Así, el incremento de víctimas recibidas por las autoridades durante el tercer trimestre respecto al primero fue de un 25,7%.

Según el Observatorio, en Andalucía también hubo 25.168 denuncias en los nueve primeros meses del año, de nuevo con mucha distancia sobre Madrid (19.048), la Comunidad Valenciana (16.749) o Cataluña (16.222). En el tercer trimestre (9.482), la variación respecto al primero fue de un 31,5% al alza.

“Aunque hay muchas que no dan el paso porque no están lo bastante protegidas jurídicamente y después tienen que seguir conviviendo en casa con su presunto agresor, las mujeres denuncian cada vez más, así que el proceso de concienciación parece ir por buen camino, pero no podemos conformarnos con que haya más denuncias que en ninguna otra comunidad porque eso sólo significa una cosa: que hay más casos de violencia de género. Y ese trasfondo es inasumible”, reivindica la responsable de Igualdad.

“Es imprescindible promover medidas para reforzar la detección de casos y cerrar los espacios de impunidad que aún existen. Para llegar a ese punto es fundamental la recuperación de la unidad y el consenso político, el final de los mensajes que cuestionan o minusvaloran la gravedad de este asunto y la reactivación urgente del Pacto de Estado contra la Violencia de Género”, apostilla Alguacil, que también propone la creación de la figura del delegado sindical especializado en Igualdad y Violencia de Género y el desarrollo efectivo de protocolos de movilidad laboral para las víctimas.