CSIF-A vigilará que los equipos de refuerzo de Salud Mental que prevé crear el SAS incorporen a trabajadores sociales exclusivos para esa función
ACTUALIDAD | SANIDAD
12 de Febrero de 2021
  • El Sector de Sanidad del sindicato valora el impulso que se quiere dar a este ámbito, pero advierte que “no debe hacerse a costa de debilitar los dispositivos ya existentes”, sino con profesionales del Trabajo Social a tiempo completo

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), primera fuerza sindical multiprofesional del Servicio Andaluz de Salud, ha anunciado que se mantendrá “vigilante” para que los equipos de refuerzo de Salud Mental que prevé poner en marcha el SAS incorporen a trabajadoras y trabajadores sociales a tiempo completo “y no supongan debilitar o sobrecargar los dispositivos ya existentes en este ámbito sanitario, ya de por sí infradotado”. El sindicato velará también por que dichos equipos incorporen a terapeutas ocupacionales.

Así lo ha puesto de manifiesto CSIF Sanidad Andalucía en la Mesa Sectorial del SAS celebrada esta semana, en la que ha recordado que el Documento Marco publicado por el SAS en 2010 menciona expresamente a los profesionales del Trabajo Social Sanitario como integrantes de los Equipos de Tratamiento Intensivo Comunitario (ETIC), denominación que reciben los citados equipos de refuerzo de Salud Mental y que funcionarán fundamentalmente en Primaria.

En concreto, dichos equipos implementarán, entre otras intervenciones, la atención y actuación en el entorno domiciliario de los pacientes de Salud Mental, que en un porcentaje elevado dejan de acudir a las consultas. Para conseguir una atención comunitaria de calidad a los pacientes con trastorno mental grave es imprescindible contar con la intervención de la figura del Trabajo Social Sanitario como recurso profesional propio de cada centro sanitario, en tareas e intervenciones comunitarias.

CSIF Sanidad Andalucía explica que en muchas provincias andaluzas, los trabajadoras y trabajadores sociales sanitarios que tiene el SAS –unos 560 en la actualidad-- comparten ya sus funciones en equipos comunitarios de Salud Mental, dispositivos y unidades de Salud Mental en hospitales, e incluso unidades de Gestión Clínica (Centros de Salud). “Esta circunstancia limita en gran medida sus posibilidades de intervención, como para que ahora el SAS pretenda que también compartan sus funciones en los ETIC”, denuncia la central sindical.

Según el sindicato, “la atención integral y de calidad no se garantiza constituyendo los nuevos equipos sólo con psiquiatras, psicólogos y enfermeras, sin contar, a tiempo completo, con la figura de un trabajador o trabajadora social sanitaria, ya que este personal es el único capacitado para elaborar diagnósticos sociales y el que desarrolla su actividad en el propio entorno de los pacientes, con sus redes y sus recursos sociales y comunitarios”.

Por todo ello CSIF exige la presencia a tiempo completo del profesional del Trabajo Social Sanitario en todos los ámbitos de planificación, dotación, medios, formación y recursos de estos ETIC, sin disminuir su presencia en el resto de dispositivos, unidades y equipos de Salud Mental existentes. “Desde CSIF apoyamos el refuerzo de la atención a la Salud Mental en el SAS, pero nunca a costa de debilitar o sobrecargar los recursos que ya funcionan”, concluye.