CSIF-A exige la retirada de las mascarillas defectuosas en hospitales de todas las provincias y pruebas a quienes las han usado
ACTUALIDAD | SANIDAD
20 de Abril de 2020
  • Para el sindicato es “escandaloso” que se haya enviado a los profesionales un material que no garantiza su protección y pide seguimiento exhaustivo de la trazabilidad de todo el que les llegue, sea cual sea su procedencia
  • En el Hospital Clínico de Málaga hay 1.500 trabajadores bajo sospecha a los que habrá que hacer las pruebas por usar estas mascarillas
  • El Virgen del Rocío de Sevilla está localizando a profesionales que pudieran estar afectados por usar esta mascarilla que no cumplía con las normas, y en el Juan Ramón Jiménez de Huelva se han usado durante una semana

CSIF Sanidad Andalucía ha tenido constancia del uso en centros hospitalarios de las ocho provincias andaluzas de mascarillas FFP2 del fabricante “Garry Galaxy” modelo N95, cuya retirada fue ordenada el pasado viernes por el Ministerio de Sanidad al no reunir las condiciones de protección necesarias ni cumplir con la normativa europea.

El Sector de Sanidad de CSIF Andalucía está reclamando información a todas las gerencias de los hospitales donde se tiene conocimiento del uso de este material defectuoso, y exige además la realización de pruebas diagnósticas a todos los profesionales del sistema sanitario que hayan podido usarlas, así como un seguimiento exhaustivo de su entorno profesional y familiar. El sindicato pide que se convoquen con urgencia y de manera excepcional los comités de seguridad y salud para abordar este asunto.

Para CSIF Sanidad Andalucía, “es escandaloso que la Administración haya enviado a los profesionales que están en primera línea de lucha frente a la pandemia con un material que no garantiza su protección y la de las personas a las que atienden”. En este sentido, el sindicato exige que se realice un “exhaustivo seguimiento de la trazabilidad de todos los productos sanitarios que les lleguen a los y las profesionales para su uso”, sea cual sea su procedencia.

En concreto, CSIF ha tenido constancia de que en la provincia de Cádiz se han usado estas mascarillas defectuosas en la mayoría de centros hospitalarios del Sistema Sanitario Público y también de Atención Primaria. Asimismo, el sindicato ha conocido que hay un total de 12 profesionales que trabajan en UCI del Hospital Puerta del Mar de la capital gaditana, que usaban estas mascarillas y que han resultado contagiados por Covid-19.

En Huelva, estas mascarillas se han usado en el Hospital Juan Ramón Jiménez desde hace más de una semana. Actualmente, se esta llamando a todos los profesionales que las han utilizado para hacerles test de Covid-19. Del mismo modo, unas 2.000 mascarillas de este tipo llegaron al Hospital Infanta Elena de Huelva, de las que 30 entregaron pero han sido devueltas sin que se hayan usado.

Igualmente, en Córdoba, el sindicato tiene información sobre su llegada y uso en el Hospital Reina Sofía y en el Área Sanitaria Sur. En el Reina Sofía, se les ofreció a profesionales el uso de estas mascarillas el pasado viernres, un extremo al que los sanitarios se negaron hasta que les proporcionaron mascarillas de otro tipo.

Del mismo modo, en Málaga se tiene constancia de su uso en el Hospital Clínico de Málaga (Hospital Virgen de la Victoria). En este centro hospitalario, hay unos 1.100 trabajadores sanitarios que probablemente las han usado, ello sin contabilizar al personal de administración y servicios. Se ha calculado que habrá que hacer un mínimo de 1.500 pruebas de PCR para los trabajadores del Clínico de Málaga.
El laboratorio de este centro hospitalario realiza 100 pruebas PCR diarias, por lo que sólo realizar pruebas a estos 1.500 profesionales, les llevarían 15 días.

20 días usándolas en el Hospital de Antequera

Las mascarillas defectuosas también se han usado en el Hospital Regional de Málaga (antiguo Carlos Haya), en algunos casos, aunque la dirección gerencia lo niega. También se ha detectado su uso en los hospitales de Antequera y Ronda. En concreto, CSIF ha podido certificar de que en el centro hospitalario de Antequera se han usado este tipo de mascarillas desde el 30 de marzo. Es decir, que llevarían 20 días usándose.

En Granada, CSIF tienen constancia de que se repartieron las mascarillas que no eran adecuadas y se usaron en todos los hospitales y que llegaron también a centros de salud, pero en este caso, en la mayoría de ellos se retiraron antes de usarse.

Asimismo, en Jaén las mascarillas “Garry Galaxy” modelo N95 se han utilizado en el Complejo Hospitalario de Jaén y también en centros de atención primaria del Distrito Jaén. En las Áreas Norte y Nordeste de la provincia jiennense estas mascarillas se han distribuido, pero no hay constancia de que se hayan usado.

En el Hospital Torrecárdenas de Almería se recepcionaron 400 de estas mascarillas y se utilizaron unas 100 en la UCI. La información de la que dispone CSIF apunta que alguna más se utilizó en la quinta planta de este centro hospitalarios, que es donde están ingresados los pacientes por Covid 19. No obstante, todas ellas fueron retiradas el viernes por la tarde.

El Hospital Virgen del Rocío está localizando a posibles afectados

Por su parte, en Sevilla estas mascarillas se repartieron por toda la provincia, con mayor incidencia en los hospitales. En concreto, al Hospital de Valme llegaron, pero no se distribuyeron. Asimismo, en CSIF ha podido constatar que en el Hospital Virgen del Rocío ya están localizando a los afectados que han podido usarlas. Se espera que esta localización de afectados en la provincia de Sevilla no tenga muchas dificultades, pues las mascarillas se entregaron tras la firma de un documento por parte de la persona receptora de la misma.

En su escrito a las gerencias de los hospitales andaluza, CSIF Sanidad Andalucía pide datos sobre el número de mascarillas FFP2 modelo N95 Garry Galaxy (verde) y el modelo N95, del fabricante Garry Galaxy, así como el número de las mismas que han sido retiradas en los servicios y/o centros de salud. El sindicato se interesa además por el destino de dicho material una vez retirado, así como por el número de profesionales que las han usado con desglose de servicio y categoría.

Del mismo modo, CSIF reclama información, desglosada por centros, servicios y categoría, sobre los profesionales a los que se le ha realizado el estudio diagnóstico y están aislados por esta causa, así como datos sobre sus contactos dentro del servicio o del centro en cuestión. De igual manera, se requiere información sobre la necesidad de realización de pruebas en el entorno familiar de dichos trabajadores. CSIF Andalucía reclama además apoyo psicológico a todos los profesionales afectados por esta negligencia.

CSIF critica la falta de previsión, así como la improvisación de las autoridades sanitarias, que vuelven a retirar material de protección por no cumplir éste con los estándares de calidad. Este error supone un doble perjuicio: el que sufrirán de nuevo las arcas públicas por la compra de un material inservible, y sobre todo el que sufren los trabajadores que han estado usando unas mascarillas que no realizaban su función de protección frente al COVID-19.