CSIF traslada al PP su agenda de mejoras: recuperar los salarios previos a la bajada de Zapatero, carrera profesional, equiparación salarial y las 35 horas
- El presidente de CSIF explica a Andrea Levy las demandas de los empleados públicos para que las incluya en el programa electoral
- CSIF y el PP abordan el uso político de las lenguas cooficiales para la exclusión en el empleo público y en la educación

Miguel Borra, presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se reunió hoy con la vicesecretaria general de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, para abordar las reivindicaciones de los empleados públicos, para que las incluya en la agenda electoral de este partido.

Recientemente, CSIF registró en el Congreso de los Diputados una serie de enmiendas al proyecto de Ley en materia de retribuciones en el sector público, que ante el adelanto electoral y la disolución de las Cortes no va a ver la luz

Estas enmiendas, en todo caso, marcan la agenda que en opinión de CSIF se debe aplicar para mejorar las condiciones laborales de los empleados públicos: la recuperación de la estructura salarial previa a la bajada realizada por el Gobierno de Zapatero en 2010 (entre el 5 y el 10 por ciento de media); la negociación de las 35 horas con independencia del cumplimiento de los objetivos del déficit; el desarrollo de la carrera profesional en la Administración General del Estado; y adecuaciones retributivas en ámbitos como Justicia e Instituciones Penitenciarias, así como para el personal en el Exterior.

Por otra parte, CSIF valora que el Partido Popular incluya en su programa electoral una norma para evitar que el conocimiento del idioma cooficial sea un requisito excluyente a la hora de acceder a un empleo público, sino simplemente como un mérito.

En este sentido, Borra también trasladó a Levy el rechazo de CSIF a los criterios de reparto de fondos adicionales presentada por el Ministerio.

Uno de los ámbitos que mejoran las retribuciones son los puestos de trabajo de atención al público en comunidades autónomas con lenguas cooficiales, cuando acrediten poseer la titulación exigida en dicha lengua, “para la mejora de la atención que la Administración General del Estado presta a la ciudadanía”.

Con independencia de este reconocimiento al conocimiento de las lenguas cooficiales que pueden acreditar los empleados públicos, CSIF entiende que el reparto es insuficiente. Las plantillas de esta Administración están en mínimos históricos y por tanto hay que reforzar la atención a la ciudadanía en todos los ámbitos, no solo en las comunidades con lengua cooficial.

En todo caso, CSIF se opone a esta subida de retribuciones dado que deja fuera al 70 por ciento de la plantilla de funcionarios y supone una subida media de unos 20 euros, claramente insuficiente para paliar la pérdida de poder adquisitivo de los empleados públicos durante los años de la crisis.

CSIF se sale de un acuerdo improvisado y chapucero que no permite avanzar hacia la equiparación salarial con comunidades autónomas. Es la primera vez en décadas que un acuerdo de este tipo, sale sin el respaldo del sindicato mayoritario de la función pública.

Asimismo, CSIF trasladó a Levy las restricciones en el acceso al empleo público que se producen en ámbitos como las pruebas MIR (Cataluña, País Vasco o Baleares han perdido atractivo por parte de los aspirantes a plazas por la exigencia del idioma); la Justicia (Cataluña rehúsa sacar las plazas de funcionarios que les corresponden porque prefieren personal interino catalanoparlante) o la Educación (el 80 por ciento de las plazas del cuerpo de inspectores en Cataluña está ocupado por interinos por la misma razón).