CSIF-A valora el sistema de seguimiento de la jornada laboral por fomentar la formación y la conciliación de los empleados públicos
ACTUALIDAD | 35 HORAS
09 de Enero de 2018
CSIF-A valora el sistema de seguimiento de la jornada laboral por fomentar la formación y la conciliación de los empleados públicos
  • Alerta de que estará vigilante para que se cumpla y reclama la máxima transparencia a la Administración para evaluar los resultados de las medidas recogidas en el documento
  • De igual modo, valora los esfuerzos de la Junta de Andalucía por mantener los más de siete mil puestos de trabajo creados desde la restitución de la jornada de 35 horas presenciales

CSIF Andalucía, primer sindicato de la Función Pública andaluza, valora el sistema de cumplimiento de la jornada de trabajo de los empleados públicos de la Junta de Andalucía hecho público ayer por la Consejería de Hacienda y Administración Pública por fomentar la formación de los propios empleados públicos y buscar la conciliación de las vidas familiar y laboral de éstos.

A este respecto, el sindicato que preside José Luis Heredia valora los esfuerzos de la Junta de Andalucía por cumplir el acuerdo rubricado en Mesa General para que, tras la sentencia del Tribunal Constitucional, los empleados públicos andaluces tengan 35 horas presenciales y 2,5 no presenciales y mantener, con esta medida, los más de siete mil puestos de trabajo creados en el Sector Público andaluz desde la restitución de esta jornada en enero de 2017 a cerca de 270.000 trabajadores.

Para CSIF-A, el mantenimiento de estos puestos de trabajo y los que, de manera indirecta mediante los incentivos al consumo y a la estabilidad económica de la región, se pudiesen crear era la prioridad y entiende que las fuerzas sindicales y políticas de Andalucía deben fomentar la unidad en esta reivindicación de los empleados públicos andaluces, lograda gracias al acuerdo de la Mesa General.

No obstante, tras la publicación del sistema de seguimiento del cumplimiento, el sindicato advierte de que estará vigilante para que este se cumpla y estudia medidas de interacción con los empleados públicos para que éstos informen de las incidencias en los centros de trabajo. De igual modo, reclama a la Administración la máxima transparencia para evaluar los resultados de este sistema de seguimiento, para corregir las disfuncionalidades que pudiesen ocasionarse dada las peculiaridades de un sistema tan complejo y diverso como el sector público andaluz.