CSIF-A analiza la situación actual del sistema sanitario y trabaja sobre propuestas de futuro en unas jornadas para delegados
Sanidad
14 de Noviembre de 2017

Más de un centenar de delegados sindicales del Sector de Sanidad de CSIF-A participan hoy y mañana en unas jornadas en Córdoba para analizar la situación actual del sistema sanitario y para trabajar sobre propuestas de futuro. La acción formativa, que ha dado comienzo esta mañana y que continuará mañana, fue inaugurada por la presidenta de CSIF-Córdoba, Dolores Navajas, y por la presidenta y vicepresidenta del Sector de Sanidad de CSIF-A, Eloísa Bernal y Silvia Zafra. Por la tarde se contará con la presencia del presidente nacional de CSIF, Miguel Borra, y el presidente del Sector de Sanidad de CSIF a nivel nacional, Javier Martínez. Las jornadas serán clausuradas mañana por el presidente autonómico de la central sindical, José Luis Heredia.

La máxima representante del Sector de Sanidad de CSIF-A. Eloísa Bernal, recalcó la importancia de estas jornadas para dotar a los delegados de los recursos formativos necesarios para la realización de su labor de acción sindical y de representación de los trabajadores. Desde su punto de vista “es necesaria una apuesta firme y real para la mejora y el desarrollo de la Sanidad Pública en Andalucía como garantía del derecho a la salud que tienen todos los ciudadanos y como motor de desarrollo económico y social”.

Asimismo, indicó que, “a pesar de ser uno de los sectores más castigados en los últimos años, tanto por recortes en recursos humanos como materiales, la Sanidad Pública ha mantenido un nivel de servicios al usuario fundamentado en el esfuerzo y en el sacrificio de sus trabajadores”. En esta línea, la máxima responsable del Sector de Sanidad de CSIF-A, destacó que “es hora de reconocer este esfuerzo y permitir a los trabajadores del sistema sanitario la recuperación de un poder adquisitivo muy deteriorado, la mejora profesional a través de una carrera profesional abierta a todos los empleados que sea accesible y justa y una mejora de las condiciones de seguridad laboral y de la conciliación de la vida laboral y personal de los profesionales”.

Del mismo modo, Bernal hizo referencia a las 35 horas al subrayar que su consolidación “es una necesidad imperiosa en la Sanidad Pública como medida que fomenta el empleo y estabiliza a las plantillas. A su juicio, la jornada de 37,5 horas y su aplicación específica en este sector “ha supuesto un fuerte recorte de empleo y la implantación de jornadas maratonianas de entre 12 y 14 horas seguidas, algo que ha puesto en riesgo la seguridad laboral de los trabajadores, así como la calidad en la asistencia a los usuarios”.