La Seguridad Social obliga a la Fraternidad a hacerse cargo de un accidente de trabajo que la mutua pretendía que no lo era
13 de Diciembre de 2015

La dirección provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social ha reconocido como accidente de trabajo el periodo de baja desde el 27 de mayo de 2015 hasta el 24 de junio de 2015 que el trabajador J.B.A.C. ha tenido.

J.B.A.C. es maquinista de excavadora en la empresa Viuda de Sainz y el 26 de mayo sufrió una cervicalgia en su puesto de trabajo. En la mutua Fraternidad le diagnostican la cervicalgia, pero no la consideran accidente de trabajo, pese a ser una dolencia típica de los maquinistas del sector de la construcción. Ante los intensos dolores y mareos, el trabajador se ve obligado a acudir a su médico de atención primaria, que le da la baja médica.

El INSS ha considerado que al rechazar la mutua el origen profesional de una contingencia, es ella misma quien tiene que demostrar que el trabajo no tiene relación alguna con la lesión. En este caso la mutua lo menciona, pero no lo demuestra. Además, la resolución incide una vez más en que no es necesario que exista un hecho traumático para que la dolencia sea considerada de origen profesional, como es el caso. La resolución hace caso omiso a las consideraciones de la mutua Fraternidad y a su intento a desviar la dolencia a hábitos de la vida privada.

Fuente: Secretaria Técnica de PRL CSI-F Andalucía

Ver Galería