Estrategia española de SST 2015-2020: primer Plan de aplicación 2015-2016
03 de Noviembre de 2015

65 medidas: ¿servirán para revertir la tendencia ascendente de la siniestralidad?

El INSHT ha publicado en su página web un amplio documento (96 páginas) en el que se detalla el Primer Plan de aplicación, para el periodo 2015.2016 de la Estrategia española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020. En realidad la mayor parte del documento (casi 80 páginas) está dedicada a reproducir el texto de la Estrategia, ocupando el Plan propiamente dicho apenas 15 páginas.

La primeras dificultad que presenta el texto es ergonómica. Los cuadros en los que se presentan las acciones a realizar están apaisados, y por tanto su lectura resulta dificultosa pues, al tratarse de un documento PDF no pueden girarse. Quienes deseen leerlo sin desnucarse pueden recurrir a uno de los programas disponibles en internet para girar documentos PDF (por ejemplo en https://www.pdfrotate.com/, aunque dado el innecesariamente desmesurado volumen del documento, 33 Mb, se excede el cupo gratuito de 10 Mb y hay que pagar 3 euros).

Superado el primer obstáculo, puede constatarse que el Plan consta de 65 medidas, para cada una de las cuales se definen los responsables de su ejecución, la planificación y los indicadores de proceso y/o resultado que deberían servir para verificar en qué medida se ha dado cumplimiento al Plan.

Sin embargo en 7 casos no se han definido dichos indicadores y en otros 16 el resultado previsto es un informe, cuya efectividad para contribuir a mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores y trabajadoras del país deberá demostrarse. Entre estos últimos pueden citarse un "Estudio cualitativo de situación de las entidades públicas competentes en prevención de riesgos laborales", un "Estudio sobre la siniestralidad en las PYMES para identificar sectores y actividades donde es prioritario actuar, teniendo en cuenta la segregación por sexo", y un "Estudio y propuesta de medidas de incentivación eficaces, basadas en criterios objetivos de adjudicación y dirigidas a ámbitos específicos, que estimulen la inversión en prevención de riesgos laborales".

Entre los que tienen objetivos claramente definidos figuran, entre otros, la Reforma del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que debe dar lugar a un nuevo Estatuto (el vigente data de 1982!!!) antes de diciembre de 2016; la revisión de los contenidos formativos del Anexo VI del Reglamento de los Servicios de Prevención, que debe concretarse en una Modificación del Anexo VI del Reglamento de los Servicios de Prevención; el diseño de un plan integral específico para, al menos, una actividad prio­ritaria, orientado a disminuir el impacto de la siniestralidad en la misma, que se concretará en el Diseño del Plan, las Acciones realizadas y la Evolución de los índices de incidencia; el Diseño e implantación de un plan de actuación para la reducción de los trastornos musculoesqueléticos y de otro dirigido a mejorar la seguridad y salud en el trabajo de colectivos de trabajadores específicos, como jóvenes, tempo­rales, trabajadores de edad avanzada y mujeres; en ambos casos el seguimiento se realizará a través del Diseño del Plan y de su Implantación, sin alusión alguna a la evolución de la siniestralidad.

Habida cuenta de la casi nula notificación de cánceres profesionales, no parece que haya de ser de mucha entidad el "Análisis bienal, con criterios epidemiológicos y de forma sistemática, de los procesos cancerígenos notificados como enfermedad profesional, con el fin de definir tendencias, detectar agregados, variables asociadas y disponer de un estado de situación actualizado que permita planificar actuaciones dirigidas", que se concretará en un estudio.

Los interesados pueden consultar el resto en el documento completo, el enlace al cual damos más abajo.

Fuente: INSHT

Ver Galería