ADIF maltrata un derecho de sus trabajadores: las 37,5 horas semanales
CSIF lamenta que, para llegar a ellas, la empresa pretenda imponer determinados días libres y los sindicatos firmantes del Convenio lo apoyan.
20 de Junio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que ADIF maltrata un derecho que por Ley corresponde a sus trabajadores: las 37,5 horas semanales. Es más, hasta los sindicatos firmantes del Convenio Colectivo en ADIF instan a los trabajadores de la empresa pública a realizar reclamaciones individuales para lograr un derecho colectivo como es la disminución de jornada recogida en el ‘II Acuerdo de Mejora del Empleado Público’ en 2018. CSIF lamenta que se inste a los empleados a dar la cara individualmente frente a la empresa.

Nuestro sindicato avisa que si el Comité de Empresa firma que la reducción de jornada se convierte en días libres y las fechas vienen impuestas al trabajador (como ocurre en Renfe con el 24 y 31 de diciembre), CSIF realizará las acciones legales pertinentes, ya que la conciliación dejaría de serlo.

Esta es nuestra postura:

  • CSIF negoció y firmó el Acuerdo para la mejora del empleo público, que establece: “A partir de la entrada en vigor de esta Ley, la jornada de trabajo general en el Sector Público se computará en cuantía anual y supondrá un promedio semanal de , sin perjuicio de las jornadas especiales existentes o que, en su caso, se establezcan”.
  • Estamos por la reducción de jornada laboral, nunca por la imposición de determinados días libres a elección de la empresa o de los sindicatos. En aquellas funciones que por motivos de turnicidad no sea aplicable la reducción de jornada, las horas deberían transformarse en días adicionales de vacaciones, no días libres impuestos.
  • El exceso de jornada de 2018 se ha calculado incorrectamente y en perjuicio del trabajador, por lo que su compensación va a ser incorrecta.
  • Estamos a mediados de 2019 y no parece de recibo que se siga sin resolver la aplicación de la reducción de jornada. Remitir la solución a ámbitos reducidos como los centros de trabajo, debilitará el derecho de los trabajadores a disfrutar de la reducción de la jornada laboral.
  • El Acuerdo para la mejora del empleo público es de aplicación general. Entendemos que es una utopía que sindicatos que han firmado la exclusión de la Estructura de Dirección del derecho al sufragio activo y pasivo, admitan esto. Lo que resulta incomprensible es que la empresa permanezca callada, empujando a la situación de conflicto colectivo.