El ‘vía crucis’ de los ingenieros del Ministerio de Defensa
✓ CSIF juzga insostenible la situación que sufre Isdefe, empresa pública del Ministerio de Defensa cuyos 1.600 empleados aún no han cobrado la subida salarial aprobada por el Gobierno para 2018.

✓ Tampoco, pese a haberse producido la fusión de Isdefe e INSA en 2012, se ha logrado homogeneizar beneficios sociales, permisos retribuidos, horarios, días de asuntos propios y nº de horas trabajadas al año.

✓ Se estima que la remuneración de la mayoría de los trabajadores es inferior a la que les corresponde de acuerdo a sus responsabilidades y experiencia.
06 de Marzo de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios denuncia que todavía existan empresas públicas en las que no se ha aplicado la subida salarial del 2018, como es el caso de ISDEFE. Una empresa pública, adscrita al Ministerio de Defensa, cuyo presidente es el Secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, no debería consentir que, a punto de finalizar el primer trimestre de 2019, sus empleados sean los únicos en todo el sector público que aún no hayan percibido la subida salarial del 1,75% aprobada por el Gobierno en julio de 2018. CSIF considera inexplicable este retraso.

ISDEFE diseña, gestiona y mantiene sistemas críticos, sistemas de mando y control, sistemas aeroportuarios, ciberseguridad, infraestructuras críticas, vigilancia y control de fronteras, sistemas globales de navegación por satélite, sistemas de control de tránsito aéreo, programas espaciales europeos, etc. que constituyen piezas clave de la defensa y economía nacionales.

Los trabajos que llevan a cabo los ingenieros y demás trabajadores de ISDEFE implican una enorme exigencia y responsabilidad, lo que contrasta con unos sueldos congelados desde hace ya más de diez años y, en muchas ocasiones, con retribuciones apenas superiores a las de un becario.

Las expectativas de mejora a corto medio plazo son nulas dado que la actual Dirección prefiere nutrirse de becarios y abrir la puerta de salida a los trabajadores con más conocimientos y experiencia para así abaratar costes y mejorar beneficios.

La promoción profesional es un derecho irrenunciable reconocido en el Estatuto de los Trabajadores y que no se aplica desde hace años en Isdefe, por la directiva de contener el incremento de la masa salarial. Isdefe obtiene unos beneficios que superan anualmente los 6 millones de euros, pese a ser una empresa pública de consultoría e ingeniería sin ánimo de lucro. Esto contrasta con los sueldos de sus responsables de más alto nivel, que perciben las mayores retribuciones de todo el sector público, muy por encima de los 150.000 € anuales.

Por otra parte, en Isdefe se reconoce abiertamente una brecha salarial muy significativa y con gran incidencia en el colectivo de mujeres ingenieras, por lo que es vital aplicar los planes de carrera y adecuar salarios en consecuencia sin mayor dilación.

CSIF denuncia además un bloqueo injustificable en las negociaciones del convenio de empresa, tanto por la pasividad de la dirección como por intereses sectoriales de otras secciones sindicales.

De no existir una repuesta urgente por parte de la dirección a los problemas de Isdefe, CSIF tomará todas las medidas que la Ley permita.