¿Por qué las empresas públicas son imprescindibles?
CSIF viaja esta vez a nuestras playas para exponer un motivo más por el que no podemos vivir sin empresas públicas. La respuesta es el trabajo de TRAGSA durante todo el año y las 579 playas con ‘Bandera Azul’ que disfrutamos este verano.
05 de Septiembre de 2017

A CSIF le sobran los motivos para contestar a esa pregunta. Pero en este caso ahora, que empieza a agotarse el verano, vamos a poner el ejemplo de nuestras playas y de una empresa pública como Tragsa que lleva 40 años trabajando por el medio ambiente. De hecho, entre sus labores, figura la restauración a diario de las playas. Un trabajo infatigable en un país como el nuestro, con 8.000 kilómetros de costa y cuyo resultado es intachable, con 579 playas con ‘Bandera Azul’ este último verano.

La ‘Bandera Azul’ es un certificado otorgado, entre otros organismos internacionales, por la UNESCO y que demuestra que las playas no son sólo el escenario que se encuentran los turistas en verano, sino el resultado de un silencioso trabajo que realizan durante todo el año empresas públicas como Tragsa, fieles a esa definición de servicios públicos “en los que se trata de satisfacer las necesidades básicas de la población, aunque no se obtengan beneficios”.

En ese sentido CSIF recuerda que las playas son uno de los espejos de nuestra sociedad. “Uno de los elementos del paisaje más vulnerables al cambio climático”, tal y como explicaba Enrique Torrente, uno de los jefes de la Unidad Territorial de TRAGSA en un reportaje publicado en la revista ‘En Clave’, la publicación de la SEPI, donde esta vez queda bien claro: las obras de reposición y mantenimiento de esos espacios públicos como las playas también son necesarios. Una ‘Bandera Azul’ nunca llega por casualidad.