El mensaje de Tragsa es rotundo: necesita más ayuda
CSIF ha mostrado a Pilar Platero, la presidenta de SEPI, los medios que necesita Tragsa para repetir otros 40 años como medio propio de la Administración al Servicio de la Sociedad.
28 de Julio de 2017

Hay futuro porque tiene que haberlo. Al menos, CSIF-Tragsa ha mostrado ese mensaje rotundo en la reunión con Pilar Platero, presidenta de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), en la que trasladó en primera persona cada una de sus reivindicaciones. La primera de las cuales pasa por reconocer el lugar de Tragsa “como medio propio de la administración al servicio de la sociedad” lo que exige “potenciar, agilizar y favorecer las encomiendas y encargos”. Y, a juicio de CSIF, eso es responsabilidad de la SEPI que puede aportar “apoyo institucional”, sin ir más lejos “en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla” que, a ser posible, “repercuta en un mayor número de encargos” y en dinamizar esos encargos “en los Cabildos Insulares”.

La reunión reflejó nuestro objetivo de “minimizar los efectos de la tardía aprobación de la Ley General de Presupuestos del Estados 2017 sobre la cartera de Tragsa”. De ahí que también CSIF pidiese a la presidencia su mediación “para solucionar los problemas con Intervención General del Estado” y trasladó la necesidad de que se cumpla, “sin más tardanza”, la Disposición Transitoria 4ª del Convenio, “ya que no puede demorarse más el cumplimiento de la Sentencia del Supremo que data de 2013”.

Tampoco pasamos por alto el PDC (procedimiento de despido colectivo) que se produjo en Tragsa, que supuso la salida de 555 trabajadores y en el que no ocultamos “la pésima gestión de los anteriores presidentes de SEPI y Tragsa”, así como “la falta de interés real por buscar alternativas o proponer soluciones menos traumáticas”. Por eso solicitamos que se revisen “todos los datos económicos asociados a la ejecución de ese PDC: los recursos propios y ajenos consumidos que han dejado una situación económica igual o peor que si no se hubiese ejecutado”.

CSIF fue más allá en sus reivindicaciones. Pidió “agilidad para el abono del 1% correspondiente a 2017” y que se promueva en Tragsa “un plan de jubilaciones y salidas voluntarias incentivadas en condiciones similares a otras empresas de SEPI”. Y, si realmente se defiende la encomienda como figura para la ejecución de actuaciones de las administraciones públicas, Tragsa podrá “celebrar otros 40 años como medio propio, ágil y eficaz”.