CSIF pregunta a Cospedal: ¿Por qué tantísima desigualdad entre hombres y mujeres en una empresa adscrita al Ministerio de Defensa?
Isdefe es una entidad pública que encima tiene el distintivo de empresa igualitaria. “El techo de cristal se ha roto con dos ministras de defensa, pero en nuestra empresa no se ha traducido en absoluto”.
24 de Mayo de 2017

“¿Qué fue del Plan de Igualdad? ¿Dónde está? ¿Por qué no se cumple ni se nos informa de nada?”, se pregunta en voz alta Luis Miguel López, delegado del CSIF en Isdefe, una empresa pública de consultoría e ingeniería, adscrita al Ministerio de Defensa y que el 21 de diciembre de 2012 se fusiono con INSA. Desde entonces, no se han equiparado puestos de trabajo ni condiciones salariales ni se han eliminado las diferencias entre hombres y mujeres. “Tenemos el distintivo de empresa igualitaria por parte del Ministerio de Igualdad y resulta que no lo estamos cumpliendo”. Hace seis años que el buzón de igualdad está prácticamente vacío, “que no se recibe información de RRHH”, según Luis Miguel López, que trabaja como programador en Isdefe desde hace doce años.

“Somos una empresa pública y económicamente estamos limitados”, admite. “Pero eso no significa que no podamos cumplir un Plan de Igualdad que está aprobado desde 2009-2011”. Desde entonces, los avances no se conocen, sin ir más lejos en lo que respecta a las distancias de género. “No existe Plan de Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. De hecho, hay una diferencia salarial de media del 8%. Los puestos de responsabilidad están completamente masculinizados y nosotros nos preguntamos por qué”. Una pregunta que, por otra parte, empuja cada día más. “¿Cómo puede ser que seamos una empresa puntera en igualdad sin aplicar las medidas?”

La realidad política también invita a cambiar las cosas. “Hemos tenido dos ministras de defensa con lo que resulta que el techo de cristal se ha roto a nivel político, pero en nuestra empresa, que depende del Ministerio de Defensa, no se ha traducido en un mayor peso de la mujer”, insiste Luis Miguel López desde Isdefe, un servicio técnico de la Administración General del Estado (AGE) que, a día de hoy, supera los 1.500 empleados. “Ahora, estamos elaborando el Plan de Igualdad para el año 2017. Y, aunque hay buenas perspectivas, todavía está por ver si recogerá lo que se planteaba en el Plan del 2009-2011 y, lo más importante, si se cumplirá”.

La negociación por el Convenio Colectivo lleva abierta desde 2014. El objetivo también es eliminar las diferencias que separan a los empleados de Isdefe de los de Insa. “Porque, aunque parezca mentira, cuatro años después de la fusión, las diferencias se mantienen. Los beneficios sociales son distintos, los días de vacaciones también y hasta la flexibilidad horaria que tienen en Insa no tiene nada que ver con la que tenemos en Isdefe. Son temas que en el día a día crean división y hacen daño”. Y entonces vuelve a preguntarse: “¿Dónde está la lógica? Porque en la realidad y en la práctica formamos parte de la misma empresa”. Y esto es una empresa pública, adscrita al Ministerio de Defensa, cuyo presidente es el propio Secretario de Estado de Defensa, con lo que debería ser un ejemplo.