Huelva - "La muerte de la cultura del esfuerzo aleja a Huelva aún más de Europa"
06 de Abril de 2011

05/04 · 12:09 · Joaquín Cabanillas S.

Artículo publicado en el periódico "vivahuelva.es"

Europa sigue alejándose · Autor: VH

Hubo un tiempo no muy lejano en el que gran parte de los jóvenes onubenses, atraídos por la economía de las prisas, decidieron pasar de la formación, e incorporarse a edades muy tempranas al mercado laboral. Muerta la gallina de los huevos de oro, la mayoría de esos jóvenes forman parte en la actualidad de las inacabables listas del paro.

Como herencia de esa cultura del dinero fácil y rápido, en la actualidad Huelva está repleta de jóvenes que ni siquiera han completado los estudios de secundaria. Según los datos del Informe OCDE 2009/10, facilitados a Viva Huelva por el sector de enseñanza del sindicato CSI-F, las cifras de abandono escolar prematuro en Andalucía, extrapolable a cualquiera de sus provincias, es para pensar que estamos ante una generación perdida: El 37,5% de los onubenses que tienen entre 18 y 24 años no han completado los estudios de secundaria.

“No podemos seguir perdiendo el carro de Europa”

El presidente regional del sector Enseñanza de CSI-F, Francisco Hidalgo, valoró para Viva Huelva que los datos de este estudio sobre el nivel de formación reglada en los jóvenes andaluces “son muy fuertes y muy duros”. Y es que, el informe desnuda las carencias competitivas de unos jóvenes víctimas y causantes de la muerte de la cultura del esfuerzo: “El esfuerzo, por los años de bonanza y la imagen que dan ciertos programas de televisión de conseguir la fama muy fácil, ha dejado de entenderse como una superación”, valora Hidalgo. Y así nos luce el pelo, con unos datos de abandono escolar temprano (37,5%) que están más de seis puntos por encima de la media nacional, 31,2%, y lo más sangrante, más de 23 puntos por encima de la media del resto de países de la Unión Europea, en los que sólo el 14,4% de sus jóvenes con edades entre los 18 y los 24 no han completado la secundaria.

“Ningún gobierno se puede sentir orgulloso con estos datos, porque son una clara muestra de que se han hecho las cosas mal”, dice Hidalgo, quien a la hora de evaluar los datos a nivel competitivo con el resto de Europa lo tiene claro: “No podemos seguir perdiendo el carro de Europa”.

Estabilizar la norma educativa

Más allá del destrozo cultural que los años de bonanza económica han causado, el propio sistema educativo también debe entonar un fuerte ‘mea culpa’ ante este fracaso. Para Francisco Hidalgo, la comunidad andaluza “ha destinado menos porcentaje que otras para educación de su Producto Interior Bruto”. Asimismo, para el sindicalista uno de los requisitos para empezar a poner freno a estos penosos datos “es que hubiera mayor estabilidad en las leyes educativas, que se estabilice la norma, que el sistema educativo tenga claro adónde va, y que la educación no se use como arma política”. Hay que recordar que desde la entrada de la democracia, han sido cinco las leyes orgánicas bajo las que se ha regido el sistema educativo en España.

El problema y la solución es cuestión de todos

El caso es que la explosión de la burbuja inmobiliaria ha salpicado a todos, que la educación ha sido uno de los sectores más heridos, y que con la educación herida, el sistema entero avanza hacia detrás enfermo de falta de formación. Además, según el análisis hecho por Hidalgo, el vaivén normativo en el sistema también ha puesto sus piedras sobre su propio tejado para que ahora, al caer, las cabezas de los jóvenes estén llenas de chichones. Pero también es una cuestión de puertas para adentro, de la propia educación familiar a la hora de transmitir valores a sus hijos, y de la propia motivación de los jóvenes para que entiendan la importancia de la formación en una sociedad tan especializada y competitiva como la actual, de la que Huelva, con los datos actuales, se va quedando demasiado atrás. La frase con la que Francisco Hidalgo despidió la conversación con Viva Huelva resume el fracaso actual y ha de servir como punto de inflexión: “Sin alumnos bien formados, estamos avocados al fracaso”. Que así no sea.

Enlace con la web de la noticia