Los maestros de Infantil, preocupados por la falta de recursos según un estudio de CSIF Andalucía
23 de Abril de 2013

Los docentes de Infantil de Andalucía alertan de las consecuencias negativas de lo que ellos denominan como “primarización de la etapa”, que consiste en entender el segundo ciclo de Infantil sin identidad ni autonomía propia

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Andalucía alerta de la falta de recursos que sufre la Educación Infantil en Andalucía, según confiesan en una encuesta realizada por el Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía a más de 850 maestros de Infantil.

Según los resultados obtenidos, los docentes de Infantil en nuestra Comunidad creen que la Administración Educativa “no atiende las auténticas necesidades de la Educación Infantil andaluza”, asegura Francisco Hidalgo, presidente del Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía. Así lo indicó más del 91% de los maestros del segundo ciclo de Educación Infantil, que se muestran insatisfechos con los recursos y medios que la Consejería de Educación aporta a esta etapa educativa.

Por otra parte, las elevadas ratios son un hándicap en todos los niveles educativos, pero en Educación Infantil, dadas las edades y necesidades básicas que conlleva este alumnado, resultan demoledoras. Pues bien, el 90% de los maestros andaluces de Infantil considera “inadecuada” la actual ratio de 1/25 impuesta en la etapa. El cambio sustancial que se está produciendo en los últimos años entorno al incremento en los objetivos finalistas de la etapa entorno a lectura, escritura y cálculo es una preocupación y un estrés añadido para este colectivo. Más del 76% de los maestros asegura haber notado este incremento frente al 20% que no lo acusa.

“A principios de curso -recuerda Francisco Hidalgo-, en todos los centros de Educación Infantil de Andalucía, se eliminó el denominado periodo de adaptación que permitía cierta flexibilidad en la entrada de los niños de 3 años a principios de curso. Una medida, duramente contestada por los docentes y así lo demuestra la consulta”. Para más del 88% de los maestros consultados “supone un paso atrás” que perjudica tanto a los propios alumnos como a la organización del centro en los primeros días del curso.

Otro duro caballo de batalla en la Educación Infantil son las infraestructuras y el mobiliario, dada la especificidad de este alumnado. Para el 74% de los docentes andaluces, estas infraestructuras no son adecuadas, mientras que el 22% sí se muestra satisfecho con ellas. En paralelo, la figura del maestro de apoyo resulta vital en esta etapa, dadas las ratios y la necesidad de atender la diversidad del alumnado. El 69% de los maestros de Infantil asegura que no cuentan con maestro de apoyo, frente al 27% que afirman que sí.

Para CSIF Andalucía es importante también la reivindicación de este colectivo y de nuestro sindicato de la figura del monitor de Educación Infantil. Cuestionados por ello, más de 95% del profesorado considera que el monitor es una figura necesaria para asumir tareas asistenciales que no son competencia de los docentes de esta etapa.

En cuanto al tratamiento de los alumnos con necesidades educativas especiales, el 74% de los maestros asegura que no son adecuadas las medidas de atención a la diversidad en esta etapa, tales como detección de una necesidad educativa especial determinada y atención temprana de la misma.

La colaboración e implicación de los padres y madres es también crucial. A la pregunta: ¿Los padres y madres valoran suficientemente la dedicación de los maestros de Educación Infantil y se implican en la educación de sus hijos?, más del 66% de los docentes asegura que no, frente al 29% que la considera suficiente.

CSI•F Enseñanza Andalucía