CSIF Andalucía reclama a la Consejería de Educación la ampliación del catálogo de enfermedades no sujeta a descuentos salariales
11 de Febrero de 2013

Para el Sector de Enseñanza de esta Central Sindical, “con la Ley en la mano, los nódulos en las cuerdas vocales a causa de los esfuerzos sostenidos de la voz es la única enfermedad reconocida como tal y la única que evitará el descuento salarial en los docentes andaluces”

Sevilla, 11 de febrero de 2013

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, en Andalucía reclama a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía la ampliación del catálogo de enfermedades exentas de descuentos de haberes al personal docente, tras la entrada en vigor del Plan de Ajuste puesto en marcha el pasado mes de mayo por la Junta de Andalucía.

Para el presidente del Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía, Francisco Hidalgo, “con la ley en la mano, los nódulos de cuerdas vocales es la única enfermedad profesional reconocida como tal y, lógicamente, la única que evitará el descuento salarial de los docentes andaluces”. Para CSIF Andalucía, esta situación es una “injusticia que el personal docente no puede asumir” y reclama a la Consejería de Educación, con competencias plenas en materias de personal, “el desarrollo de un catálogo actualizado de enfermedades, que recojan todas aquellas que son susceptibles de ser padecidas por los docentes como consecuencia de su actividad profesional”.

Para Francisco Hidalgo, “sin la elaboración de este catálogo, en el que actualmente sólo figura la enfermedad antes mencionada, los docentes se verán totalmente desprotegidos y sufrirán, de hecho, una bajada encubierta de sueldo cada vez que se pongan enfermos”.

Por ello, CSIF Andalucía reclama, en primer término, a la Consejería que sean consideradas enfermedades laborales y exentas de descuentos laborales, todas las relacionadas con el aparato respiratorio y fonador (faringitis, laringitis, otitis o disfonías) tan frecuentes en los docentes y la voz impostada que tienen que utilizar a diario.

También se deben incluir en la citada relación las enfermedades infectocontagiosas, directamente relacionadas con la convivencia continuada en espacios cerrados y con calefacción con un gran número de alumnos. Así como las enfermedades osteoarticulares y del tejido conectivo tales como artrosis, lumbalgia, osteoporosis, gota, traumatismos de las articulaciones y trastornos músculo-esqueléticos, entre otras.

Además de esta medida, CSIF Andalucía solicitó en la Mesa Sectorial de Educación que se incluyan las enfermedades relacionadas con patologías psicológicas derivadas del trabajo docente, las derivadas de agresiones a docentes, las recaídas de enfermedades, las enfermedades crónicas, o accidentes, la agravación de una discapacidad o por la realización de pruebas médicas.