Córdoba - "CSIF alerta de la falta de fondos para que los colegios funcionen"
25 de Enero de 2013

MARGA S. MINGO / córdoba

Día 24/01/2013
Artículo publicado en el periódico digital "ABC.es"

Denuncia que, sobre todo los institutos, han de abonar el gasoil, luz, agua o extintores

De una época de bonanza en el sistema educativo en el que la Junta regalaba ordenadores portátiles a los alumnos y pizarras digitales a los centros, se ha pasado a la situación actual en la que los recortes están obligando a que los directores de los colegios realicen todo tipo de estrategias para salir adelante por falta de fondos para el funcionamiento de los colegios e institutos. A todo ello, se une el esfuerzo de los padres mediante aportaciones de ayudas económicas voluntarias para garantizar que la enseñanza de sus hijos se pueda dar en unas condiciones mínimas de calidad.

Desde el sector de Enseñanza de CSIF Córdoba denunciaron ayer el «abandono financiero» de los colegios e institutos por parte de la Administración. Según este sindicato, la Consejería de Educación «todavía no ha remitido ni un euro de los gastos de funcionamiento correspondientes al presente curso escolar, una situación que afecta tanto a colegios como a institutos, pero que es especialmente sangrante en éstos últimos, al tener que afrontar gastos de gasoil, luz, agua, renting de fotocopiadoras y multicopistas, revisión de calderas o extintores, por no hablar de pequeñas reformas de albañilería o fontanería».

Un auténtico «tsunami»

Los institutos reciben cuatro pagos en el curso escolar para hacer frente a los gastos de funcionamiento, el primero en octubre, el segundo en enero, el tercero en abril y el último en el mes de julio, cuando se ingresa el último 10 por ciento, a modo de liquidación de curso y que sirve a los centros para hacer frente a los primeros gastos mientras se recibe la primera partida del nuevo curso en octubre.

Según diversos directores consultados, los centros educativos sobreviven desde septiembre de los escasos ahorros, de las buenas relaciones con proveedores y directores de los bancos o reclamando la ayuda de los padres. Según CSIF, muchos «están sorteando los gastos más urgentes a la espera de recibir el primer tramo que supone en torno al 35 por ciento de la partida correspondiente al curso», con el pequeño remanente del curso pasado y con lo ingresado por el programa de gratuidad de libros de texto y el programa europeo Comenius.

Frente a este abandono financiero, que fue calificado por la presidenta del sector de enseñanza de CSIF Córdoba, Elena García, como «tsunami que socava la enseñanza pública andaluza», el sindicato ha solicitado a Educación que abone, al menos, la primera partida correspondiente a octubre de 2012. Según García, «situaciones de este tipo no sólo menoscaban la calidad de la enseñanza y precarizan el funcionamiento de los centros sino que desaniman y frustran profundamente a profesores, alumnos y padres».

El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de la Enseñanza Pública (Fapa Ágora), Francisco Mora, afirmó que «para este curso los centros cuentan con menos dinero para funcionamiento porque se ha recortado en presupuesto, pero se hace sin dañar el bolsillo de los padres».

Mora confirmó que las familias colaboran económicamente con los centros para la mejora de las instalaciones, como es la compra de aires acondicionados y pizarras digitales para las aulas, mediante la celebración de sorteos, calendarios, rifas, venta de chándal y camisetas o fiestas, pero «está prohibido solicitar dinero a las familias para material escolar porque esto es obligación de la Junta. Si se hace no es algo que esté normalizado, y puede ser por desconocimiento del centro de la existencia de la norma al respecto». Y es que, para este curso la Junta sacó una orden que impedía cargar a la familia con gasto alguno por lo que, según Mora, «esto está muy controlado por el Servicio de Inspección». Pese a ello, según ha podido saber ABC Córdoba, algunos centros en consenso con los padres han decidido saltarse esta norma.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Padres de colegios concertados, Carmen López, manifestó no tener constancia de que a los padres se les pida dinero para material escolar, pero si reclamó que «el dinero que reciben lo centros de la Junta para su funcionamiento no llegue con retrasos».

Enlace con la web de la noticia