LA CRISIS Y LOS RECORTES PASARÁN FACTURA A LA SALUD DEL COLECTIVO DOCENTE, SEGÚN CSI•F
11 de Junio de 2012

Más del 93% de los docentes andaluces no dudan en afirmar que el deterioro de las condiciones laborales del profesorado afectará gravemente a su salud laboral, según una encuesta realizada por el sector de enseñanza de CSI•F.

La salud laboral de los docentes protagoniza la última Encuesta del Mes de este curso: “La salud laboral, sí importa”. No es por casualidad,

El deterioro de las condiciones laborales del profesorado que estamos viviendo va a tener una repercusión directa sobre la salud de los docentes, así de contundente se muestra Francisco Hidalgo, presidente del sector de enseñanza de CSI•F de Andalucía, al dar a conocer los resultados de una encuesta sobre salud laboral realizada entre el propio profesorado andaluz.

Precisamente, los 825 maestros y profesores que han contestado la encuesta, “La salud laboral, sí importa”, no dudan en afirmar mayoritariamente, más del 93%, que el deterioro de las condiciones laborales afectará gravemente a la salud laboral del colectivo docente. Y más del 98% de los docentes andaluces considera urgente la actualización del catálogo de enfermedades profesionales reconocidas a los docentes, donde solamente aparecen los nódulos vocales, haciendo invisibles toda una serie de riesgos psicosociales y lesiones músculo- esqueléticas, a las que estamos gravemente expuestos. Por otra parte, el 94% de los maestros y profesores aseguran que el incremento de la edad de jubilación afectará gravemente a la salud laboral de los docentes.

En este sentido, para el 94% de los docentes andaluces sería necesario y urgente poner en práctica un plan de prevención de la salud laboral de los docentes, al tiempo que consideran que el reconocimiento médico anual que se ofrece en la actualidad a los docentes no es adecuado ni eficaz, según el 79% de los participantes en la encuesta. Además, más del 90% de los maestros y profesores andaluces consideran que los propios docentes no conocen suficientemente ni ponen en práctica medidas de prevención de su salud laboral, al tiempo que aseguran, más del 89%, que la Consejería de Educación no los ha formado o informado en prevención de riesgos laborales.

Un tema de especial relevancia, por su actualidad y el futuro al que parecemos abocados, se refiere al impacto del aumento de alumnos por clase sobre la salud de los docentes. Pues bien, el profesorado andaluz cree, más de un 90%, que el aumento de ratios influirá mucho sobre la salud laboral de los docentes.

La difícil gestión entre la biología y el magisterio, queda patente en la respuesta a la pregunta: ¿consideras que tu salud se ha resentido en el desempeño de la docencia?. La respuesta abrumadora de los docentes, casi un 79% aseguran que sí, frente al 21% que no atribuye el deterioro de su salud a razones directas con la docencia, confirma los riesgos que el ejercicio de la docencia tiene para la salud de los maestros y profesores.

Por último, más del 71% del profesorado andaluz asegura haber presenciado situaciones de violencia y/o acoso escolar. Al tiempo que afirma, el 99% de los encuestados, que la convivencia con situaciones de violencia escolar influyen en la salud laboral del profesorado, vinculando, claramente, salud laboral y contexto educativo.

Para Francisco Hidalgo, está dimensión de los recortes y del deterioro de las condiciones laborales del profesorado tendría que hacer pensar a nuestros responsables políticos y a la sociedad, en general, por las consecuencias directas e indirectas que todo ello va a representar en el servicio público educativo “y que se va a cargar sobre las espaldas de los empleados públicos de la Educación”.

Sector Autonómico de Enseñanza de CSI•F Andalucía.

Ver Galería