CSIF-A vuelve a movilizarse en defensa del empleo en Unicaja Banco y considera un éxito la segunda jornada de huelga, con un seguimiento del 91%
02 de Diciembre de 2021

• El sindicato ha participado en las concentraciones de este jueves y ha denunciado que la última propuesta de la dirección “es inaceptable y sólo conduce a un callejón sin salida”

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha vuelto a movilizarse este 2 de diciembre en defensa del empleo en Unicaja Banco tras comprobar que la entidad, “a pesar del mensaje tan nítido que le mandó la plantilla con el masivo seguimiento de la huelga de la semana pasada, muestra muy poca voluntad de negociar en serio”. Para el sindicato, que en Andalucía ha participado en la manifestación que se ha celebrado al mediodía en Málaga, la convocatoria de huelga ha sido un éxito, con un seguimiento por encima del 91%. Así, según el sindicato, la jornada de paro incluso ha sido secundada por más trabajadores que el 26 de noviembre en la capital costasoleña, mientras que en las dos oficinas de Sevilla ha habido el mismo seguimiento.

Según la responsable del Área de Empresa Privada, María del Mar Gómez de Mercado, “la última prueba de la poca predisposición de la empresa a alcanzar un acuerdo es la inaceptable oferta que presentó el martes, que sólo conduce al mismo callejón sin salida donde estábamos antes”. Frente a sus planteamientos, CSIF-A continúa rechazando de manera taxativa el despido de 1.513 trabajadores y defiende que en el caso de haber salidas o movilidad geográfica, deben ser voluntarias, no impuestas de una forma traumática.

“Para nosotros es una línea roja que no se puede traspasar, por respeto a una plantilla que lleva años trabajando con una enorme profesionalidad y sacrificándose en medio de circunstancias muy adversas, como la crisis económica y ahora la pandemia”, ha dicho Gómez de Mercado, para quien resulta “inconcebible” que todo el trabajo que han realizado miles de profesionales “sólo tenga como premio, entre comillas, un ERE salvaje que afectaría al 15 por ciento de la plantilla y supondría el cierre de casi 400 sucursales”. “Nos oponemos a despidos indiscriminados y baratos, a exclusión financiera y al abandono de los clientes en las zonas rurales. Esperemos que la dirección, esta vez sí, entienda el mensaje”, ha afirmado la responsable de CSIF-A.