CSIF se moviliza en la base de Morón para pedir un nuevo tratado bilateral con EEUU y mantiene su preocupación por los 350 civiles españoles que trabajan allí
ACTUALIDAD | EMPRESA PRIVADA
16 de Noviembre de 2021

• El sindicato se concentra junto a alcaldes, dirigentes políticos y otras representaciones de trabajadores para reclamar mejoras laborales y garantías de mantenimiento de empleo

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se ha concentrado este martes junto al resto de organizaciones con presencia en el comité de empresa de KBR, la compañía encargada de los servicios civiles de mantenimiento e intendencia de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), para reclamar que el tratado bilateral de defensa firmado por España y Estados Unidos que regula el funcionamiento de la instalación militar sea modificado. El objetivo es que incorpore mejoras laborales para los 350 empleados civiles españoles que trabajan allí y garantías en materia de mantenimiento del empleo.

En este sentido, la sección sindical de CSIF en KBR ha reiterado su preocupación por las repercusiones que puede tener para la plantilla española el traslado a Italia de 800 militares pertenecientes a la Fuerza de Respuesta de Crisis para África del Cuerpo de Infantería de Marina, que en principio concluirá a finales de noviembre. La mayoría de esos trabajadores son vecinos de los pueblos de la comarca.

El representante de CSIF en el comité de empresa, José Manuel Pérez, ha manifestado su “preocupación” por el futuro de los trabajadores españoles” y ha destacado que en la base “hay suficiente trabajo para que no salga ninguna persona”, por lo que defenderá “a ultranza” que se mantengan todos los puestos. “En caso de que haya algún peligro, la solución podría pasar por la recolocación de algunos compañeros en otros departamentos de la base”, ha explicado Pérez.

En la concentración han participado unas 200 personas, entre ellas varios alcaldes de la zona, dirigentes provinciales de varias formaciones políticas y vecinos de los pueblos del área de influencia de la base. Todos han pedido también el establecimiento de unas relaciones más cordiales y estables con KBR, la empresa de ingeniería, construcción y logística a la que las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África adjudicaron en 2020 el contrato para encargarse de los servicios civiles de mantenimiento e intendencia de la base. Los representantes sindicales de la plantilla han reunido ya más de una decena de denuncias de los trabajadores, de ahí esa solicitud.