CSIF-A urge un nuevo plan de infraestructuras educativas para minimizar las incidencias de los temporales en los centros
ACTUALIDAD| EDUCACIÓN
24 de Enero de 2020

CSIF Andalucía, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en Andalucía, insta a la Consejería de Educación y Deporte de la Junta a aprobar y poner en marcha de forma efectiva, y en el plazo más breve posible, el nuevo Plan de Infraestructuras Educativas 2020-2027 anunciado por el consejero del ramo, Javier Imbroda, de manera que se corrijan las carencias técnicas que presentan muchos centros educativos en la comunidad autónoma andaluza y que se agravan cuando se producen condiciones climatológicas adversas, como el temporal que azota actualmente la región y que afecta de forma más severa a las provincias orientales.

Ante los problemas registrados en varios centros educativos como consecuencia del temporal, la presidenta del Sector de Educación de CSIF Andalucía, Elena María García Fernández, ha reclamado a la Administración educativa “celeridad” en la puesta en marcha y el cumplimiento de dicho plan, con el objetivo de que las infraestructuras educativas estén en las mejores condiciones posibles y puedan evitarse situaciones indeseadas y complejas como las que se están detectando estos días en muchos de ellos.

“Las malas condiciones climatológicas no hacen más que evidenciar las necesidades técnicas y las deficiencias que presentan muchos de nuestros centros educativos en materia de infraestructuras”, ha manifestado la responsable del sindicato en este ámbito, que también ha urgido a la Consejería a “priorizar cuanto antes las actuaciones” para que se atiendan de forma inmediata las más acuciantes.

Entre los ejemplos de incidencias graves detectadas en las provincias más afectadas, se encuentran las que han tenido lugar en Almería, donde secciones de algunos colegios públicos rurales del Alto Almanzora y de la zona de Serón vieron interrumpida esta semana su jornada escolar por ausencia del alumnado debido al temporal de nieve y lluvia.

En Málaga se han producido también problemas, como la entrada de agua por el tejado, ventanas y tubos del aire acondicionado en el IES Los Montecillos de Coín, el encharcado de los talleres de automoción del IES La Rosaleda, así como inundaciones en los talleres de electrónica del IES Mare Nostrum, ambos en la capital malagueña.

En Granada, por su parte, los problemas se han dejado sentir en los colegios públicos de la comarca de Jérez del Marquesado, que tuvieron que cerrarse por imposibilidad de acceso desde la propia localidad. En concreto, los colegios en la zona afectada han sido los de Huéneja, La Calahorra, Aldeire, Lanteira, Charches y el propio Jérez del Marquesado. También tuvieron que cerrarse los centros educativos en los municipios de Alquife, Albuñan, Gorafe y Dólar, en la comarca de Guadix.

En la comarca de los Montes Orientales de Granada, el IES Isabel la Católica también resultó afectado. En el resto de provincias, los problemas predominantes han sido goteras e inundaciones como consecuencia de la lluvia.

CSIF Andalucía es consciente de que las necesidades de mejoras en los centros educativos andaluces en materia de infraestructuras son muchas y admite la tarea ingente que afronta la Consejería para dar cobertura a las necesidades de los más de 3.500 centros públicos que existen en nuestra comunidad autónoma. No obstante, el sindicato entiende que es necesario dar un impulso a las actuaciones y poner en marcha a la mayor brevedad posible el mencionado plan.

Por otra parte, CSIF Andalucía exige a la Administración autonómica que elabore los protocolos correspondientes cuando se produzcan situaciones climatológicas críticas que impidan el normal funcionamiento de los centros y el trabajo diario de sus profesionales, de forma que se preserve ante todo el bienestar de la comunidad educativa.

En este sentido, añade que “no puede ser que los compañeros y compañeras se jueguen el tipo, por ejemplo, cuando tengan que acceder a sus puestos de trabajo, porque se den condiciones extremas para la circulación por carretera”. En estos casos, el sindicato considera que es a la Junta a la que corresponde arbitrar las medidas correspondientes para evitar situaciones indeseadas, entre las que debe incluirse, en su caso, la suspensión de las clases cuando sea necesario.

Protocolos claros para evitar improvisaciones

Desde CSIF Andalucía, se exige a la Administración que se establezcan protocolos claros, ágiles y eficaces, dentro del marco de la normativa de la autoprotección de centros docentes, para los casos de inclemencias meteorológicas de todo tipo. No sólo como consecuencia del calor, sino también en caso de temporales de frío.

Asimismo, cuando se produzcan circunstancias meteorológicas adversas globales, que abarquen un ámbito territorial extenso, CSIF Andalucía entiende que debe ser la Administración educativa la que establezca las pautas a seguir, a diferencia de las problemáticas específicas que deben resolver de manera concreta los centros educativos en el ejercicio de su propia autonomía. “Es primordial disponer de los protocolos necesarios para huir de improvisaciones en este tipo de situaciones”, ha concluido García.