La profesionalidad de los docentes, el principal aval para sortear las carencias y las dificultades del nuevo curso escolar
09 de Septiembre de 2015

• El Sector de Enseñanza denuncia que el nuevo curso perpetúa y agrava los problemas no resueltos de los cursos anteriores, demoledores para el sistema educativo andaluz

• CSIF-A alerta de la falta de inversión educativa para resolver la existencia de caracolas en toda la geografía andaluza y la insuficiencia de las plantillas de los centros

Sevilla, 8 de septiembre de 2015

El Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía, mayoritario en la Enseñanza Pública andaluza, denuncia que los problemas no resueltos de los cursos anteriores en el sistema educativo andaluz, y que tan negativos y demoledores han sido para éste, se han perpetuado y agravado en el arranque del nuevo curso escolar, con el único aval de la profesionalidad de los docentes para superarlos.

Por ello, Francisco Hidalgo, presidente del Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía, “se quiere anticipar a los cantos de normalidad que pronto surgirán desde la Administración educativa, denunciando la persistencia de estos problemas ante los que los responsables educativos hacen oídos sordos y al mismo tiempo, poner en valor, una vez más, la profesionalidad del profesorado y equipos directivos como principal aval para sortear carencias y dificultades con trabajo y buen hacer”.

Para CSIF, estos problemas específicos se ven incrementados por la propia implantación de la LOMCE en toda la Educación Primaria, en un ambiente enrarecido por la propia ley. “Además seguimos con el grave problema de las sustituciones, que siguen sin cubrirse cuando las bajas son inferiores a 15 días, mientras la Consejería mantiene el sistema de cupos que ha demostrado ser discriminatorio e insuficiente”. Una problemática que, según el Sector de Enseñanza, se acrecienta con unas plantillas escasas y claramente insuficientes para atender la demanda de un alumnado cada vez más diverso y con ratios muy elevadas en determinadas zonas. Además, recuerda Hidalgo “se siguen sin dotar a los centros con un maestro más en los casos en los que exista seis o más docentes mayores de 55 años”.

Por otra parte, la atención a los alumnos con necesidades educativas especiales se va a resentir aún más porque muchos especialistas de pedagogía terapéutica tendrán que compartir centro, reduciendo enormemente su incidencia sobre este alumnado, “socavando –para Hidalgo- un poco más el principio de equidad que tanto se proclama desde la Administración educativa”. De igual modo, otro retroceso importante, y que va camino de perpetuarse es la negativa a recuperar el periodo de adaptación en la Educación Infantil. Sin olvidar, no por menos importante, la necesidad de acabar con la denominadas “caracolas, cada año más extendidas, consecuencia de la falta de inversión educativa”.

Finalmente, el Sector de Enseñanza de CSIF-A insiste en la necesidad de recuperar todos los derechos hurtados al profesorado durante estos “años de hierro. Unos derechos y unas condiciones laborales que han sido el resultado de muchos años de reivindicaciones y que sólo en parte palían la dedicación y profesionalidad del colectivo docente”, concluye Hidalgo.