CSIF exige a Alonso que acabe con “la pesadilla” de la cobertura de bajas del profesorado andaluz
02 de Octubre de 2014

Para el Sector de Enseñanza de CSIF, “pocos hechos afectan de manera tan grave a la calidad de la docencia y a la organización de los centros educativos como las sustituciones por enfermedad de los docentes”

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Andalucía ha exigido, mediante escrito remitido por el Sector de Enseñanza al consejero de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, que dicha Consejería acabe, “de una vez por todas con la pesadilla de la cobertura de bajas del profesorado andaluz”.

Así, el sindicato mayoritario de la enseñanza pública andaluza ha vuelto a exigir a Alonso la resolución de un tema que desde 2012 viene lastrando e hipotecando el funcionamiento de los colegios e institutos andaluces, “contribuyendo al deterioro de la enseñanza, a la desmotivación del profesorado y, sobretodo, a la calidad de la enseñanza que se imparte al alumnado andaluz, que debería ser la principal preocupación del Consejería que dirige”, argumenta Francisco Hidalgo, presidente del Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía.

Hidalgo recuerda en el escrito remitido al Consejero que el Gobierno Central, con la publicación del Real Decreto Ley 14/2012, limitó la cobertura de bajas a periodos superiores a 10 días lectivos, “aspecto que CSIF viene denunciando y rechazando sistemáticamente, pidiendo la derogación de la citada norma. Pero la Consejería no solo está cumpliendo el Real Decreto Ley, sino que en bastantes ocasiones no está cubriendo bajas superiores a los 10 días lectivos. Esto obliga a que los directores tengan que optar por cubrir unas y no otras, con el detrimento que esto genera en la formación del alumnado andaluz en todas las materias y de forma más drástica en algunas de ellas”.

“La experiencia de estos últimos años -señala Francisco Hidalgo-, nos demuestra que las limitaciones presupuestarias en el capítulo de sustituciones están provocando que no se cubran todas las bajas que se producen en el sistema educativo”, circunstancia ésta que origina efectos perversos en el servicio educativo, desde los puramente organizativos a los educativos, pasando por su nefasta incidencia en la calidad de la educación, en el día a día de los centros y el propio ambiente de convivencia y trabajo que desde la Consejería se debería preservar. “Prueba de ello es, por ejemplo, que en el curso 2013/14 algunas Delegaciones Territoriales dejaron de contratar interinos en el mes de abril porque se había agotado el presupuesto”, aduce Hidalgo.

Por ello, el presidente del Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía insta al consejero de Educación a que, “si de verdad quiere que en Andalucía tengamos una educación de calidad, es necesario cambiar ciertos cánones de funcionamiento de manera radical y uno de ellos es el relativo a la cobertura de las bajas”, para la que CSIF-A exige una partida presupuestaria suficiente para cubrir todas las bajas y cualquier otra situación administrativa que se produzca.