El 87% de los docentes andaluces se oponen a extender su vida laboral más allá de los sesenta años
12 de Noviembre de 2013

Según una encuesta realizada a más de 1.200 docentes andaluces por CSI-F Andalucía, el deterioro de las condiciones laborales y la pérdida de reconocimiento social provocan que sean pocos los que no solicitan la jubilación anticipada una vez cumplidos los sesenta años de edad

El 87 por ciento de los docentes andaluces se muestra en contra de prologar su vida laboral después de cumplir los sesenta años de edad y el resto de requisitos que marca la Ley, según los datos que arrojan la encuesta realizada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Andalucía a más de 1.200 profesores y maestros andaluces.

A pesar de que la jubilación anticipada desde hace años no cuenta con ningún tipo de gratificación económica, son muy pocos son los maestros o profesores andaluces que tras cumplir los 60 años y los requisitos correspondientes prolongan un día más de lo estipulado su carrera docente. Según el estudio realizado por el Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía, los motivos suelen basarse en la pérdida de las condiciones laborales y la pérdida de reconocimiento social, así como la mala disciplina de algunos centros docentes.

El estudio arroja además situaciones concretas sobre el estado de ánimo de los docentes. Así, a la cuestión: “En las actuales condiciones, si has cumplido 60 años y tienes 35 de servicio, ¿estarías dispuesto a extender más tu vida laboral?”, el 86´90% de los maestros y profesores contestan un rotundo no, mientras que algo más del 9% aseguran que sí estarían dispuesto a alargar su vida laboral tras cumplirse las condiciones antes citadas.

Además, los docentes andaluces consideran en más de un 89% que las actuales circunstancias de crisis económica, recortes y merma de derechos laborales están favoreciendo la decisión sobre la jubilación anticipada. Una incertidumbre que se extiende a las pensiones, en general, y por eso los docentes señalan esta motivación como fundamental para abandonar cuanto antes la vida activa. Así, casi el 90% de los mismos atribuyen a esta inquietud e indefinición sobre las futuras pensiones buena parte de la responsabilidad en la toma de decisión sobre la jubilación anticipada. “No olvidemos, que actualmente, se están jubilando entre 3 y 4 docentes cada día y que, además, no esperan a que termine el curso o el trimestre, sencillamente cuando cumplen se van”, afirma Francisco Hidalgo, presidente del Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía.

La complejidad de la actividad docente, por razones puramente biológicas, también merece la consideración de los docentes. De hecho, un 91% contesta con un rotundo sí a la pregunta: “¿Consideras que se tendría que mantener indefinidamente este tipo de jubilación entre el personal docente dadas las características del trabajo que desarrolla?”. Una opinión que “debería ser considerada por los responsables políticos, dada su tremenda trascendencia social y educativa”, argumenta Hidalgo.

Finalmente, la encuesta también ha querido conocer la opinión de los docentes sobre el futurible de prolongar la vida activa hasta los 67 años. De nuevo, los más 1.200 maestros y profesores que han cumplimentado la encuesta nos muestran una unanimidad casi total, con casi el 92% que “consideran mal esta posibilidad”.