CSIF Andalucía lamenta que la incertidumbre en la Consejería de Educación y los efectos de los recortes marquen el arranque del nuevo curso escolar
06 de Septiembre de 2013

A juicio de la Central Sindical, sindicato mayoritario en la Enseñanza pública andaluza, es muy negativo que el curso comience lastrado por la pérdida empleo y por medidas perjudiciales para la educación y para el profesorado.

Sevilla, 6 de septiembre de 2013

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Andalucía lamenta que la incertidumbre por la configuración del nuevo Ejecutivo de Susana Díaz se traslade al sistema educativo andaluz, que sigue sin saber quién será el titular de la Consejería de Educación ni las competencias y directrices que orienten la política educativa andaluza.

En este sentido, Francisco Hidalgo, presidente del sector de Enseñanza de CSIF Andalucía asegura que "si bien las palabras de la nueva presidenta de la Junta de Andalucía trasladan buenas intenciones, desconocemos las medidas concretas que se articularán para mejorar la educación y las condiciones laborales de los docentes andaluces"

Por ello, el sindicato mayoritario de la Enseñanza Pública andaluza no puede compartir la calificación de normalidad en el comienzo de este curso utilizado por la Consejera. Para el Sector de Enseñanza de CSIF Andalucía, "la triste y perversa lista de recortes aplicada a la educación y a los docentes andaluces durante los últimos años nos impide dar ningún voto de confianza que no venga avalado por medidas concretas y correcciones", señala Hidalgo, quien recuerda que "para abrir una nueva etapa en la educación andaluza hay que recuperar las condiciones previas al inicio de los recortes, recuperando unos derechos laborales que en absoluto damos por perdidos".

De igual modo, para CSIF Andalucía es insuficiente que sólo se recuperen 850 puestos de trabajo de los 4.500 perdidos durante el curso pasado. Así, el Sector de Enseñanza entiende que también la normativa que determina la cobertura de bajas sigue "siendo inaceptable. Hemos constatado que, al menos durante dos semanas, los alumnos no reciben enseñanza de las materias en las que el profesor está enfermo. Un ataque en toda regla a la calidad de la educación y que, al menos, bordea el derecho constitucional a la educación, algo que sabemos que no sucede en otras comunidades donde con la misma normativa cubre en periodos inferiores", argumenta Francisco Hidalgo.

Desde CSIF Andalucía se exige que los docentes dejen de sufrir los efectos de la crisis ya que se les eliminó las retribuciones de las pagas extras, se penaliza estar de baja por enfermedad reduciendo las retribuciones y se eliminó el complemento de consolidación a miles de docentes evaluados en el Programa de Calidad.

Para Francisco Hidalgo, "este mensaje de normalidad con el que la Consejería de Educación quiere anestesiar a la opinión pública ocultando una realidad educativa bien diferente y huérfana de una apuesta clara y rotunda por la educación, con medidas que corrijan los recortes de los últimos años y motiven al profesorado, principal garante de la calidad educativa".

CSIF Enseñanza Andalucía