Trabajadores de Urbaser Roquetas amenazan con una huelga de basuras la segunda quincena de agosto sino se negocia el Convenio Colectivo
• CSIF ha llevado a cabo una manifestación para exigir una respuesta por parte de la concesionaria y solicitando la implicación del Ayuntamiento
• El Comité de Empresa será recibido por el alcalde al concluir la movilización
31 de Julio de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, y los trabajadores de Urbaser Roquetas se han manifestado esta mañana para exigir la negociación inmediata del Convenio Colectivo, el cual lleva bloqueado desde su vencimiento en diciembre de 2015. Según subraya el sindicato, de no llegar a un acuerdo, se pondrá en marcha una campaña de movilizaciones que culminará con una huelga de basuras que dará comienzo el próximo 16 de agosto, según se fijó en Asamblea general de los trabajadores. No obstante, a la finalización de la manifestación, sobre las 14.00 horas, el Comité de Empresa será recibido por el alcalde, Gabriel Amat.
De esta manera, tal y como explican desde el sindicato, los más de 250 trabajadores de la empresa concesionaria del servicio de recogida de basuras del municipio habían solicitado desde principios de 2016, a través de su Comité de Empresa, la constitución de la mesa de negociación para fijar las nuevas condiciones laborales de los trabajadores, bloqueadas desde hace un año y medio como consecuencia de la salida de la nueva licitación de servicio de recogida de basuras por parte del Ayuntamiento.
Con todo y tras el silencio de la empresa en el último año y pese a la paciencia y espera del Comité de Empresa para el Ayuntamiento sacara la nueva licitación, en abril volvieron a solicitar, una vez más, la convocatoria de la mesa de negociación. Finalmente, en el mes de junio, se constituyó la mesa negociadora en la cual el Comité de Empresa presentó su propuesta para el convenio. Sin embargo, dos días después, el Ayuntamiento de Roquetas llevo a pleno la aprobación de la nueva adjudicación del servicio de recogida de basuras de la localidad con el correspondiente nuevo pliego de condiciones.
Según explican en CSIF, esta situación hizo que la empresa volviera a utilizar la misma excusa empleada desde diciembre de 2015 y se negara a negociar con los trabajadores puesto que alude que debe presentar su propuesta y desconoce quien será el nuevo adjudicatario del servicio. Así, este hecho supone un nuevo bloqueo de las conversaciones sobre el convenio que se pueden dilatar en el tiempo de 8 a 10 meses, hasta la resolución de la licitación, originando que los trabajadores continúen en esta situación de incertidumbre y sin fijar sus condiciones laborales.
Por todo ello, el sindicato ha planteado una agenda de movilizaciones que ha dado comienzo esta mañana con una manifestación y que ha partido desde las instalaciones de Urbaser hasta la Plaza del Ayuntamiento y que continuará con una concentración el próximo 14 de agosto a las puertas de la casa consistorial. Las acciones reivindicativas culminarán con una huelga indefinida de basuras que arrancará, de no haber respuesta por parte del gobierno municipal o de la empresa, el próximo 16 de agosto.

Ver Galería