CSIF lamenta que los 31.000 trabajadores de la Administración General del Estado en Andalucía regresen a la presencialidad con las plantillas bajo mínimos
ACTUALIDAD | AGE
01 de Octubre de 2021

• La central sindical pide que se garantice la seguridad y la prevención de riesgos laborales adecuando las medidas a la evolución de la pandemia

• También reclama que se implante el teletrabajo durante tres días a la semana porque esta modalidad “ya es una realidad de la nueva normalidad”

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha lamentado que los más de 30.000 empleados y empleadas de la Administración General del Estado (AGE) en Andalucía retomen el trabajo presencial sin que se hayan adoptado todas las medidas posibles para garantizar su seguridad, sin potenciar la modalidad telemática y con las plantillas “bajo mínimos”, una situación que se agravará cuando acaben los contratos de muchos refuerzos covid. El sindicato critica la resolución del Ministerio de Hacienda y Función Pública para la vuelta a la presencialidad porque se centra sólo en las medidas que se implantarán si la situación sanitaria sigue evolucionando favorablemente, “pero obvia cualquier detalle en el caso de que se dieran otras circunstancias desfavorables que, además, reconoce que pueden producirse”.

Según el Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, en Andalucía hay 31.399 efectivos. Se trata de la segunda comunidad con más trabajadores en este ámbito, sólo detrás de Madrid (81.134). El retorno a la presencia física en las oficinas, según la Central Sindical, llega en un momento en el que las plantillas sufren un importante déficit de personal. “Es necesario un plan estratégico para garantizar su viabilidad, teniendo en cuenta el envejecimiento de las plantillas y las miles de personas que se jubilarán en los próximos cinco años”, reivindica el sindicato.

El Gobierno también ha restringido el teletrabajo a un día por semana salvo en los casos de personas con cáncer o inmunodeficiencia. “Esta resolución de Función Pública, que sustituye a la anterior que permitía hasta cuatro días en modalidad no presencial, no reúne los requisitos necesarios para garantizar la vuelta al trabajo en las mejores condiciones y no se corresponde con la filosofía sobre la digitalización, la reducción de emisiones y el ahorro energético”, expone el sindicato. Al contrario, el teletrabajo se ha reducido a “unos mínimos que ni siquiera se ajustan al pacto general alcanzado con esta Administración para regularlo”. Para CSIF-A, el trabajo por vía telemática “es ya una realidad de la normalidad”.

La Central Sindical sigue proponiendo un modelo de dos días semanales de trabajo presencial y tres de trabajo telemático, como contempla el acuerdo que se firmó en su día con el Ministerio. Así lo expresa también la Ley 2/21, cuyo artículo 7.1e expone que deben adoptarse medidas para la reincorporación progresiva de forma presencial a los puestos de trabajo y la potenciación del teletrabajo. Se trata de “retornar a los lugares de trabajo con máximas garantías de seguridad de todos los empleados públicos y, de forma paralela, desarrollar el trabajo telemático, que ha sido muy positivo durante la pandemia, una coyuntura crítica en la que sin embargo se ha garantizado el funcionamiento de los servicios públicos y el mantenimiento de las prestaciones a los ciudadanos”.

En este sentido, CSIF lamenta que “no se haya aprendido de la experiencia anterior y que se dejen a la improvisación futuras acciones de contingencia”, de modo que “no se van a poder garantizar las mejores condiciones para la vuelta al trabajo presencial”. Por este motivo ha solicitado a la Administración que complete las indicaciones generales para establecer “diferentes procedimientos de contención y organización ante situaciones de riesgo o de repunte de casos”.

La central sindical también considera necesario “evaluar los recursos en los centros de trabajo para actuar de la mejor manera posible ante la vuelta a la presencialidad garantizando, al mismo tiempo, la seguridad de los usuarios”. CSIF se mantendrá vigilante para que se cumplan los protocolos de seguridad y evaluará cómo se va desarrollando la vuelta al trabajo presencial para que “no haya ningún incumplimiento”.