D.G.T. CSIF Reclama la Equiparación de la Productividad.
28 de Febrero de 2019

CSIF RECLAMA LA EQUIPARACIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD

CSIF se ha dirigido por correo a la Subdirectora General de Recursos Humanos y al Secretario General para solicitar una equiparación de las cantidades percibidas por productividad CP2 con el grupo de CP3 y la eliminación de algunos requisitos de absentismo, en tanto en cuanto no parece haber un consenso sindical para renegociar una nueva Instrucción.

CSIF se desligó del acuerdo de 2016, pues pese a los permanentes requerimientos que esta Central ha venido realizando a la DGT para que los datos recogidos en el Almacén de Datos fuesen purgados, -pues existían importantes distorsiones entre lo que se hacía en las Jefaturas y lo que reflejaban los datos del Almacén-, la DGT no ha dado respuesta satisfactoria a ninguna de nuestras demandas a lo largo de 2016, ni 2017, excepción hecha la petición de CSIF de incluir la cita previa como tramite a tener en cuenta, y la remodelación del modelo de cargas que fue impulsado por la DGT en un grupo de trabajo de Jefes Provinciales en 2017/2018.

De hecho, han sido publicadas recientemente las nuevas ponderaciones provinciales y el descontento parece general, pues hay cuestiones que han llamado la atención en las nuevas cargas de trabajo, disparándose alguna Jefatura al triple de la tramitación que tenía seis meses antes, lo que significa que, o bien no estaban bien los datos precedentes, o bien no lo están ahora. CSIF solicitó en la pasada Mesa Delegada la negociación de una nueva Instrucción.

El hecho de solicitar la equiparación retributiva en el concepto de productividades CP2 con CP3 obedece básicamente a dos cuestiones obvias: Por un lado la consecución definitiva del complemento específico para el colectivo examinador, por lo que se cumple lo contemplado en la desconvocatoria de la huelga de 2015 sobre una productividad “transitoria” para este colectivo (aunque evidentemente contemplamos la permanencia del CP3 actual), y por otro el hecho que la falta de efectivos (más del 26% de la plantilla) da como resultado un permanente y excesivo sobrante de productividad, hasta ahora repartido como “bufanda” anual .