La prisión de Jaén cuenta desde hoy con vigilancia privada
01 de Octubre de 2014

La prisión de Jaén cuenta desde hoy con vigilancia privada

CSIF critica la desinformación por parte de la Administración, ya que se desconocía a cuantos empleados se contrataría, sus turnos y la empresa de procedencia.

El centro penitenciario de Jaén cuenta desde hoy con 12 trabajadores procedentes de una empresa privada. Estos empleados se encargarán del control de acceso a la prisión, tanto de personas como de vehículos, junto con la guardia civil o los funcionarios, según el caso. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Jaén critica la absoluta desinformación por parte de la Administración en lo referente a estas contrataciones. “Se desconocía los turnos que iban a tener, la cantidad de personal contratado, incluso la empresa de la que iban a venir”, manifestó Miguel Ángel Rojas, responsable de Administración Central de CSIF Jaén.

Esta central sindical ya denunció en diversas ocasiones la contratación por parte del Ministerio de Interior de efectivos privados para hacerse cargo de la seguridad perimetral de los centros penitenciarios. En 2013, se contrató a 250 vigilantes para dicho puesto en 67 centros penitenciarios en toda España, aumentándose esa plantilla a partir de hoy, uno de octubre, hasta los 800 efectivos, 12 de ellos en la prisión de Jaén.

Las prestaciones en los puestos serán de 24 horas y se ha establecido un precio unitario por hora sin que el Ministerio del Interior haya trasladado a los agentes sociales el precio del servicio ni el montante total.

Asimismo y al contrario de cómo se esperaba, estos vigilantes privados van a complementar la labor de la guardia civil en el exterior de los centros, lo que demuestra el gasto innecesario de estas contrataciones. “El personal privado –señala Rojas- va a suponer un gasto más en el presupuesto del centro penitenciario cuando lo ideal sería descargar al centro de estas partidas y hacer una Oferta de Empleo Público correspondiente a las necesidades”.

Ante esta situación dramática en recursos humanos que padece Instituciones Penitenciarias, hay que añadir el envejecimiento paulatino de las plantillas que ronda una media entre los 48 y 58 años. Además, las jubilaciones que se estiman están entre los 350 y 400 empleados públicos penitenciarios anuales, por lo que el sistema penitenciario está abocado a un fallo en el sistema por falta de recursos humanos.

CSIF entiende con estas actuaciones que prevalecen los intereses económicos a una buena gestión de los recursos humanos de la Institución Penitenciaria con un gasto público para empresas privadas que es totalmente inaceptable, y máxime cuando en el anteproyecto presupuestario 2015 se está barajando la tasa de reposición en toda la Función Pública en el entorno del 50% solamente para sectores prioritarios (eso quiere decir que por cada 10 jubilados cubren 5 efectivos a año vencido).
Ver Galería