Ante una amenaza de muerte, la pasividad de la dirección de Albolote (Granada)
27 de Marzo de 2014

PASIVIDAD DEL DIRECTOR DEL C.P. DE ALBOLOTE ANTE LA AMENAZA DE MUERTE DE UN INTERNO A LA MÉDICA QUE LO ATIENDÍA

El sindicato CSI·F, denuncia que el 7 de febrero, un interno del departamento de aislamiento amenazó de muerte por escrito a una médica del C.P. de Albolote, el interno pretendía mediante la amenaza una medicación que según la doctora no necesitaba, a pesar de la gravedad de las amenazas, ha transcurrido mes y medio sin que el Director tome medida alguna sancionadora contra el interno.

CSI·F denuncia que hay una interesada devaluación del principio de autoridad a nivel general. Existe un complejo de ser tachado de anti demócrata entre nuestra clase política, que impide defender el Estado de derecho y la aplicación de la norma, temen usar los medios que actualmente les ofrece la legislación vigente para enfrentarse a los grupos anti sistema y en el caso de prisiones ante aquellos internos que estando en prisión continúan infringiendo la normativa regimentaría del establecimiento penitenciario.

La pasividad e inoperancia ante estos grupos anti sistema o frente a internos inadaptados al régimen penitenciario, conduce a situaciones como las ocurridas este fin de semana tras la manifestación del 22M, en la que resultaron heridos numerosos policías, o en un aumento de agresiones a funcionarios de prisiones en los Centros Penitenciarios, conductas que si no se toman medidas contra ellas, se repetirán cada vez con más frecuencia.

La legislación vigente faculta para que estas conductas no queden impunes, lo que falta es voluntad, estas conductas deben ser castigadas contundentemente y sin complejos, de no ser así, las agresiones a funcionarios van a seguir en aumento y cuando queramos controlar la situación puede ser demasiado tarde.

Si ante una amenaza de muerte no se hace nada por parte de nuestro Director, si por vía de mera Instrucción administrativa se preordena a los profesionales a la no aplicación del régimen de primer grado, ¿Quién será responsable en caso de que la amenaza se lleve a cabo?

Este sindicato no va a continuar callado y denuncia que los internos peligrosos o inadaptados a los que este sistema se niega a controlar, acaban ocasionando daños mayores a los funcionarios. El primer grado, o el traslado de Centro, es ante todo una medida tratamental y además permite un mayor grado de control sobre el interno.

Un Director que no es capaz de tomar medidas o que tiene una actitud pasiva ante un interno que amenaza de muerte o agrede a uno de sus funcionarios, no es válido para el sindicato CSI·F, un Director que solamente busca ser sumiso y fiel al político de turno que le ha nombrado, no es representativo para una plantilla que espera sentirse respaldada por su Director.

La obligación del dirigente es la de afrontar y solucionar los problemas, en vez de tomar la postura cómoda y ponerse de perfil, de desmarcarse y esperar para que no le salpique el asunto, y como siempre responsabilizar al funcionario de turno.

Ver Galería
Ficheros Adjuntos: