Se barajan tres espacios para una sede nueva del Instituto de Toxicología de Sevilla
Publicado en el Correo de Andalucía artículo sobre la posible nueva ubicación
23 de Mayo de 2017
toxicologia

{El Ministerio de Justicia está estudiando un futuro traslado del Instituto Nacional de Toxicología a un nuevo edificio. Sobre la mesa hay tres posibilidades y, según ha podido saber este periódico, uno de los espacios que está sobre la mesa es el que ocupaba el antiguo psiquiátrico de Miraflores. El proyecto está aún en fase muy embrionaria y no cuenta con presupuesto, así que de momento lo que se está abordando son obras de mejora de las actuales instalaciones que presentan numerosas carencias que incluso fueron denunciadas a la Inspección de Trabajo. Fuentes del Ministerio de Justicia explicaron a este periódico que aún no hay un proyecto, por lo que aún no se han fijado plazos ni detalles del mismo. Por el momento se está trabajando en la búsqueda de la ubicación adecuada que pueda acoger un inmueble que cumpla con los requisitos particulares y necesarios de los que requiere Toxicología. Se trata de una alternativa a la actual sede en la que se está trabajando de cara «a un futuro» para cuando se disponga de la partida presupuestaria necesaria. No obstante, las fuentes confían que el traslado se pueda hacer en tres años. De esta forma, las mismas fuentes han señalado que mientras tanto el Ministerio ha iniciado una serie de obras de mejora de las actuales instalaciones. Las posibilidades futuras que el Ministerio está estudiando, según ha podido saber este periódico, pasan por tres ubicaciones. Uno de ellas sería la que ocupaba del psiquiátrico de Miraflores, cuyo edificio fue demolido a principios de año, después de que en diciembre de 2016 fuera autorizado por la Gerencia de Urbanismo, debido al lamentable estado en el que se encontraba y el peligro que representaba. Un edificio que era propiedad de la Diputación de Sevilla y que estuvo en funcionamiento hasta 1999, fecha en la que aún acogía enfermos mentales. No obstante, sobre la mesa hay dos ubicaciones más además de esta, aunque el Ministerio no ha querido desvelarlas aún debido a lo prematuro de esta idea. Inspección de Trabajo El estado del edificio de Toxicología está actualmente en manos de la Inspección de Trabajo después de que el sindicato CSIF presentara en febrero una denuncia ante la Inspección de Trabajo por el «mal estado» y «falta de seguridad». En su escrito, exponían no solo el cierre que en ese mes sufrió la sala en la que se analizan las vísceras, sino también una serie de deficiencias, que se vieron agravadas tras la «rotura de una tubería». Además de estas circunstancias, la denuncia recogía que «el pasado 14 de febrero se cerró uno de los pasillos del instituto por carecer de seguridad para los trabajadores como consecuencia del agravamiento del mal estado del edificio» debido a que reventó «tubería que se encuentra en condiciones pésimas». Asimismo, indicaba que los propios trabajadores «manifiestan no tener seguridad en el edificio» y que «el Servicio de Histopatología carece de ventilación suficiente para soportar los vapores de los disolventes orgánicos de la procesadora de tejidos». Además, destaca «la falta de espacio en la sala de Biología». Otro de los puntos en los que hacía hincapié la denuncia del sindicato son las «grietas de diversa envergadura» que hay en varias zonas del inmueble y que, según el CSIF, «son cada vez más grande». La Inspección realizó una serie de requerimientos al Ministerio, que tras una visita al edificio ha acordó una serie de obras para adecentar las instalaciones. ~

Ficheros Adjuntos: