Día Internacional para la Tolerancia
16 de Noviembre de 2013

¿Qué entendemos por tolerancia? Es la actitud que una persona tiene respecto a aquello que es diferente de sus valores, en este manifiesto abordaremos el significado de la tolerancia social, es decir el respeto hacia las ideas, creencias o prácticas diferentes a las propias, el respeto a las normas de los demás.

La tolerancia social busca el respeto de los derechos y los intereses de todas las personas con independencia de sus circunstancias individuales, todo ello con un objetivo, conseguir una coexistencia pacífica.

A nivel individual se trata de la capacidad de aceptación de una situación, o de otra persona o grupo considerado diferente, pero desgraciadamente no todos los individuos están capacitados para ser tolerantes. Se puede tratar también de la aceptación de una situación injusta en contra de los propios intereses o en contra de los intereses de terceras personas. Se trata así de la capacidad de escuchar y aceptar a los demás.

Este comportamiento social que se ha dado a lo largo de todas las épocas de la humanidad y en todos los lugares del mundo como un medio para conseguir el fin, la coexistencia pacífica.

Es distinto tolerancia de libertad, lo más común en las sociedades humanas consiste en la opresión de un grupo minoritario por parte de una mayoría. Los valores de respeto van en menor grado desde la tolerancia hasta la libertad, pasando por la igualdad social. La tolerancia no tiene porqué ser neutral o un valor positivo en sí mismo, puede ser también un medio por parte del grupo con el control social para fomentar o mantener una situación de privilegio que le es favorable.

A nivel legal, en la mayoría de las democracias reconocidas como tales, quedan establecidos los medios de defensa de las libertades de los individuos.

A nivel personal, en la psicología del individuo, sin embargo, en muchas ocasiones dependerá de cómo el individuo percibe la situación, y por tanto se basa en la selección de posibles opciones que escoge en ese momento. Se considera generalmente que no hay tolerancia sin agresión, es decir que sólo se puede ser tolerante frente aquello que molesta, es decir con lo que no se está de acuerdo, pero se puede aceptar por conformidad social, respeto al grupo o individuo, o por la defensa de un ideal de libertad, o de obediencia a un precepto religioso. Muchas veces la elección de una u otra forma depende más de la intención del individuo y de lo que este quiera comunicar que de una opción entre una forma correcta y otra incorrecta. También puede depender de la fuerza social, del grupo, frente a la persona que manifiesta intolerancia. Así, actitudes filosóficamente intolerantes, puritanas, racistas o de fanatismo religioso se manifiestan o no, en diversos grados, dependiendo del poder social del grupo que las manifiesta.

La tolerancia es generalmente una elección dictada por una convicción, a veces condescendiente a veces forzada penalmente. Pero también es fomentada de forma persuasiva por los medios de comunicación al servicio de los intereses del grupo de control.

La tolerancia en sus aspectos negativos, permite situaciones como la desprotección y la discriminación del individuo, la permisividad a la esclavitud y la inacción ante la injusticia.

Como diría Machado: "Benevolencia no quiere decir tolerancia de lo ruin, o conformidad con lo inepto, sino voluntad de bien".

Antonio Machado

Ver Galería