Los trabajadores del Acebuche paran 15 minutos en protesta por las últimas agresiones en Cuenca y Cádiz y en demanda de más seguridad
• El sindicato lleva más de un lustro denunciando una falta de personal de cerca de un centenar de efectivos en la prisión almeriense
• La situación se ha visto agravada en los últimos días cuando se han tenido que cerrar cerca de medio millar de celdas a consecuencia del déficit de personal penitenciario

29 de Octubre de 2021

Los trabajadores y trabajadoras del Acebuche, convocados por CSIF y Acaip-UGT, han llevado a cabo hoy un paro de 15 minutos para protestar para protestar por las últimas agresiones ocurridas en las prisiones y en demanda de mayor seguridad y de la cobertura de plazas vacantes en todas las cárceles españolas. Esta acción reivindicativa se ha realizado en todas las instituciones penitenciaras de Andalucía, donde el sindicato estima que hay una falta de efectivos que supera el medio millar.


En esta línea, desde CSIF Prisiones han exigido al Ministerio del Interior “más seguridad, que se cumpla el protocolo contra las agresiones, que se nos proporcione una formación continua y adecuada al trabajo que desempeñamos y que, de una vez por todas, se nos reconozca como agentes de la autoridad en el ejercicio de nuestras funciones”.
A juicio del sindicato, “el deterioro en la seguridad en las prisiones se hace patente día a día”, por lo que desde CSIF se reclama “que la Administración tome cartas en el asunto para evitar agresiones a funcionarios como la ocurrida este miércoles en la prisión de Botafuegos y la ocurrida recientemente también en Jaén”.
Apoyo a los compañeros agredidos
CSIF ha querido con estas concentraciones a las puertas de los centros penitenciarios expresar su reconocimiento y apoyo a los compañeros agredidos.
Según los cálculos de la central sindical, el déficit de funcionarios de prisiones que afecta a los centros penitenciarios andaluces es actualmente de 549 vacantes sin cubrir en las relaciones de puestos de trabajo (RPT) de estos centros, lo que quiere decir que el 9,2% de las plantillas de los mismos no está cubierto. Se trata de una cifra “inadmisible” de carencia de efectivos en los centros penitenciarios, cuyo personal “afronta su trabajo diario con una enorme falta de medios y bajo una gran presión”, ha concluido el responsable sindical.
Sin ir más lejos, el sindicato denuncio hace unos días que en El Acebuche se han bloqueado 470 celdas porque éstas no pueden ser atendidas debidamente ante la grave falta de personal, aludiendo incluso que no pueden ingresar ningún preso más ante el déficit de trabajadores. Como consecuencia de esta situación el Departamento de Ingresos está saturado, con estancias que llegan a los diez días, cuando lo habitual es que los internos pasen en este espacio 24 horas.