CSIF apremia a la Junta: “Hay que avanzar ya en la regulación del teletrabajo para dar respuesta a situaciones sobrevenidas por la pandemia”
• El sindicato lamenta la poca materialización que está teniendo por parte de la Administración los trabajos de la Comisión creada para implementar esta modalidad laboral, tanto para hacer frente a la crisis como actual como a medio plazo
28 de Agosto de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionario, CSIF, ha apremiado a la Junta de Andalucía a “dar pasos firmes” hacia una regulación del teletrabajo, en primer lugar, para afrontar la crisis derivada de la pandemia y las situaciones sobrevenidas que puedan conllevar a partir de ahora, y a medio plazo, para regular con carácter estructural esta modalidad laboral no presencial. “Hay que avanzar ya en una regulación del teletrabajo que dé respuesta a las empleadas y empleados públicos en el contexto generado por la COVID-19”, según ha manifestado el sindicato.


Tras la reunión de la Comisión de Teletrabajo –constituida el pasado 8 de mayo en el seno de la Mesa General de Negociación del personal de la Junta-- celebrada el pasado miércoles, CSIF ha lamentado los escasos avances que se están dando por parte de la Junta de cara a la regulación del teletrabajo en el seno de la administración autonómica y ha subrayado que “con septiembre a la vuelta de la esquina, aún desconocemos qué respuesta se dará a las empleadas y los empleados públicos, como por ejemplo los docentes, que puedan verse afectados como consecuencia de que se produzcan brotes”.
Según explica la central sindical, “desde CSIF hemos insistido en la necesidad de llegar a septiembre con un teletrabajo que respondiera a las necesidades de una situación de emergencia y que permitiera, por ejemplo, afrontar una vuelta a las aulas que estará sin duda marcada por brotes de la COVID-19”, si bien “aún no tenemos nada en firme, sólo un borrador en términos muy básicos que para nada supone un avance respecto a lo que veníamos teniendo hasta ahora”, ha lamentado.
CSIF se ha referido a la propuesta de protocolo de emergencia sobre teletrabajo aportado por la Administración y ha señalado que “se trata de un documento muy superficial que no profundiza ni hace ninguna aportación en relación a como se ha venido desempeñado el teletrabajo hasta ahora a raíz de la crisis sanitaria”.
Según ha expresado el sindicato, la propuesta “se limita a la exposición de la situación actual, inclusive con un carácter mucho más restrictivo, y no se observan respuestas a todas las carencias y necesidades que hemos venido notando en estos últimos meses y sus soluciones”, que desde CSIF se entiende que se requieren como mínimo para la regulación de esta modalidad de trabajo no presencial en un posible contexto de emergencia sanitaria.
“El teletrabajo en la Administración de la Junta que se ha hecho estos meses ha sido forzado por las circunstancias, pero en este tiempo hemos aprendido y se debería aplicar toda esa experiencia para avanzar en una implementación de esta modalidad más acorde con las necesidades de la prestación de servicios y de los empleados públicos”, señala.
Teletrabajo vinculado al puesto desempeñado y no a criterios subjetivos
En este sentido, CSIF ha exigido a la Junta que dicho protocolo se acompañe de un anexo previo en el que se detalle la relación de puestos de trabajo de cada departamento y los que son susceptibles de trabajo no presencial. Entendemos que la posibilidad o no de teletrabajar debe vincularse al puesto en sí y a sus características específicas, de manera que la autorización para teletrabajar no debe estar condicionada por subjetividad o arbitrariedad del jefe de servicio de turno”, ha explicado el sindicato.
El ritmo con el que se está abordando esta cuestión por parte de la Administración no satisface a la central sindical. “Además aún desconocemos cuál es el enfoque que la Junta quiere darle a la modalidad laboral no presencial”, respecto a la que ha añadido que CSIF defiende que se trate de “una opción” y no sólo esté relacionada con cuestiones relativas a la conciliación, sino que sea “una elección por parte de las trabajadoras y los trabajadores que desempeñen puestos en los que se defina que es posible ejercer dicha modalidad”.
El teletrabajo debe entenderse, a juicio de CSIF, como otra opción de prestación de servicios enmarcada en un concepto de modalidad de trabajo no presencial y que dependerá directamente de las funciones de cada puesto, siendo una característica intrínseca al mismo. Por lo tanto, la central sindical no comparte una posición donde la opción a teletrabajar quede sujeta a una autorización unipersonal y subjetiva.