CSIF exige que se garantice la seguridad de la comunidad educativa y que la Administración asuma sus responsabilidades para abordar el próximo curso
• El Sector de Educación ha pedido en Mesa Sectorial una negociación real y que se arbitren todas las medidas y recursos necesarios para una asistencia a clase segura
• El sindicato denuncia que las instrucciones actuales atribuyen un exceso de responsabilidad a los equipos directivos y considera que la Consejería debe concretar y orientar mejor a los centros
29 de Julio de 2020

CSIF Educación ha pedido a la Administración que “la vuelta a las clases presenciales en septiembre vaya acompañada de todas las garantías de seguridad necesarias para la comunidad educativa en su conjunto”. Así lo ha expresado el sindicato en la Mesa Sectorial celebrada ayer día 28, después de que las fuerzas sindicales la solicitasen con urgencia la pasada semana por las imprecisiones de la Consejería de Educación y Deporte de cara al próximo curso.


CSIF ha indicado que la presencialidad, principio que comparte ya que la situación en el último trimestre no es la deseable, debe llevarse a cabo siempre y cuando prevalezca la seguridad, la protección y la prevención y se adopten las máximas medida de higiene y sanitarias frente a la COVID-19. En este sentido, CSIF ha pedido que la Consejería inicie “una negociación real con los representantes de las y los trabajadores, que implique algo más que la información parcial que ha ofrecido hasta el momento”.
La central sindical ha insistido en que las instrucciones de la Consejería del pasado 6 de julio no son un marco de referencia adecuado, pues denotan muchas carencias y se atribuye una responsabilidad excesiva a los centros educativos y, en concreto, a los equipos directivos.
En este sentido, CSIF Educación ha exigido en Mesa Sectorial que la Consejería adquiera el compromiso expreso de incrementar los gastos de funcionamiento para hacer frente a la adquisición de mascarillas, geles, otros equipos de protección individual, mamparas, papeleras de pedal, pizarras móviles, señalización de espacios y para la contratación de servicios de limpieza y desinfección. Una propuesta ante la que la Consejería se ha mostrado receptiva.
Asimismo, el sindicato ha expresado que la Consejería debe facilitar “planes de actuación concretos, acordes a lo que se exige a los centros, y que incluyan medidas de prevención personal y para la limitación de contactos, medidas de higiene, directrices sobre cómo actuar ante sospecha y/o confirmación de casos, y actuaciones de educación y promoción de la salud”. CSIF ha recordado que “los y las docentes son docentes, y no técnicos ni expertos en prevención de riesgos laborales ni tampoco personal sanitario”. En este sentido, la Consejería se ha comprometido a trabajar en un nuevo documento que atienda la petición de CSIF y a ofrecer más orientación a los centros.
Refuerzo de unidades de prevención y plantillas al completo
CSIF Educación ha pedido, como ya ha hecho en otras ocasiones, que se refuercen las unidades de prevención, que deben ser agentes activos en el asesoramiento y elaboración de protocolos de entrada y salida, recreos, comedores, transporte escolar y actividades extraescolares; de igual manera que ha denunciado que el Comité de Seguridad y Salud de la Consejería aún no ha sido constituido ni convocado.
La central sindical ha pedido que “las plantillas se incrementen aún más, pues las actuales son insuficientes teniendo en consideración la situación de pandemia en la que nos encontramos y las medidas necesarias, al mismo tiempo que no hay que olvidar el desfase curricular que puede derivarse del tercer trimestre de este último curso”.
Al mismo tiempo que ha exigido “que se cuantifique y se comunique a cada centro con cuántos efectivos de más va a contar, algo básico para la organización”. En este sentido, ha recordado que el cálculo de los cupos no puede sobrepasar la ratio máxima legal establecida, por lo que se estos se deben incrementar “de manera que se propicie que haya más plantillas, más desdobles y se reduzca la carga lectiva para los equipos directivos y de ciclo por la sobrecarga a la que van a estar sometidos por las medidas organizativas y pedagógicas”.
Por último, el sindicato ha incidido en la necesidad de redoblar el personal para la limpieza y desinfección, así como de tener cubierta la plantilla al completo de Personal de Administración y Servicios (PAS), al mismo tiempo que ha pedido que la primera convocatoria de SIPRI se realice en la última semana de agosto, de modo que las plantillas, docentes y no docentes, estén cubiertas el 100% a fecha 1 de septiembre.
CSIF Educación espera soluciones, compromiso y talante negociador por parte de la Consejería de Educación y Deporte, que ha aplazado a las fuerzas sindicales a finales de agosto, así como solicita mayores concreciones a la hora de abordar los planes de actuación por parte de los equipos directivos.