CSIF reitera la necesidad de extremar las medidas de protección a los trabajadores y trabajadoras del manipulado
• El sindicato recuerda a la dirección de todas las empresas del sector la importancia de mantener activos todos los protocolos de seguridad de manera exhaustiva y la dotación de medios para las plantillas del sector agroalimentario almeriense
13 de Julio de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarias, CSIF Almería, reitera la necesidad de extremar las medidas seguridad de los miles de trabajadores y trabajadores del manipulado en la provincia. De hecho, tras los últimos rebrotes en distintas empresas del sector, el sindicato recuerda la importancia de mantener de forma exhaustiva todos los protocolos de protección contra la COVID-19 que determinan las autoridades sanitarias, así como la dotación de medios adecuados.


Según apunta Juan Fernández Cabezas, presidente de CSIF Almería, es un sector especialmente sensible, no sólo por ser trabajadores esenciales, sino porque sus condiciones de trabajo, por su logística y distribución de la maquinaria impide, en muchos casos, el cumplimiento de la separación mínima entre empleados y empleadas. En total, podrían verse en peligro más de 30.000 trabajadores a los que hay que añadir personal de oficina, carga y descarga o transportistas entre otros.
Por eso, CSIF exige unificar y mantener férreas medidas de protección contra el coronavirus para garantizar que se cumplen todas las pautas de prevención de riesgos laborales en esta materia. “Los trabajadores y trabajadoras del manipulado son un eslabón imprescindible en la cadena de sostenibilidad alimentaria y, por tanto, hay que protegerlos y salvaguardar sus condiciones de seguridad laboral. Así como tampoco podemos olvidar que son un pilar básico en la economía almeriense en estos momentos de vulnerabilidad”, ha explicado Cabezas.
Por todo ello, CSIF avisa que estará vigilante y atento para que se cumplan escrupulosamente todas las medidas de seguridad para minimizar el riesgo de contagio y si así fuera necesario emprender cualquier tipo de acción para proteger a las plantillas. “Las direcciones de las empresas del sector no pueden relajarse y deben ser firmes y cuidar de su mejor valor, el personal y, por tanto, cuidar así de sus familias”, ha subrayado el máximo responsable.