CSIF denuncia que solo 5 de los 60 vehículos de Surbús han instalado las mamparas de protección recomendadas
• El sindicato también critica que el Ayuntamiento de la capital haya retomado el servicio de transporte público al 60% y no al 80% como recomienda el Gobierno central para las ciudades que se encuentran en la Fase 1
11 de Mayo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, denuncia que de los 60 vehículos que componen la flota de Surbús en Almería, sólo 5 cuenten con las mamparas de protección que establece la Junta de Andalucía en la Orden de 14 de marzo de 2020, por la que se adoptan medidas preventivas de salud pública en la Comunidad Autónoma de Andalucía como consecuencia de la situación y evolución del coronavirus.


Esta medida recomienda que todos los vehículos de transporte público deben contar con dichas mamparas de protección para poder ocupar las tres primeras filas de asientos y poder cobrar en metálico a los usuarios. Sin embargo, el Ayuntamiento de Almería sólo ha llevado a cabo la instalación de cinco mamparas, en parte, como consecuencia del ERTE que supone que 4 de los 7 mecánicos de Surbús no estén en sus puestos de trabajo y no se pueda priorizar la incorporación de las pantallas por falta de personal.
Por todo ello, el sindicato está estudiando denunciar ante la Inspección de Trabajo esta mala gestión que afecta no sólo a la seguridad y protección de los trabajadores de Surbús, sino también a las condiciones laborales de parte de plantilla afectada por el ERTE.
En esta misma línea, CSIF también critica al Ayuntamiento porque en Almería el servicio de transporte público está operando solamente al 60 por ciento. Esto supone que solo este porcentaje de la flota de Surbús está funcionando en la capital, lo que conlleva aumentos en los tiempos de espera a los usuarios y, por tanto, aglomeraciones en las diferentes paradas, además de la merma de esta prestación pública a la ciudadanía. A este respecto, el sindicato recuerda al Consistorio que el Gobierno central establece en sus pautas que todas las ciudades que se encuentren en Fase 1 deben poner en marcha el 80 por ciento de su transporte público para, entre otros aspectos, favorecer la movilidad e ir alcanzado cuotas anteriores a la crisis de la Covid-19.
De este modo, CSIF recuerda que de poner en práctica las recomendaciones de la desescalada publicadas por el Ejecutivo para la Fase 1 y fijar de nuevo el servicio al 80 por ciento, de los 54 trabajadores afectados el ERTE en Surbús, 20 de ellos podrían recuperar su puesto de trabajo.