CSIF exige la puesta en marcha del Plan de Infraestructura educativas para minimizar las incidencias de los temporales climatológicos
• En la provincia, los centros Nicolás Salmerón, Al-Ándalus, Federico García Lorca de Carboneras y el Emilio Zurano de Pulpí se han visto gravemente afectados por el paso de la borrasca Gloria esta semana
• El sindicato exige también la coordinación y activación de protocolos para salvaguardar el bienestar de la comunidad educativa
24 de Enero de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, exige la puesta en marcha del Plan de Infraestructura educativas para minimizar las incidencias de los temporales climatológicos en los centros. De hecho, en la provincia de Almería han vuelto a verse afectados el IES Al- Andalus, y IES Nicolás Salmerón de la capital, el CEIP Federico García Lorca de Carboneras y el CEIP Emilio Zurano de Pulpí, con goteras y embalses y cascadas de agua por las paredes.


Ante esta situación, el sindicato solicita, a la máxima brevedad, que se corrijan las carencias técnicas que presentan todos los centros educativos, no solo en Almería, sino en la comunidad autónoma andaluza, las cuales, se agravan cuando se producen condiciones climatológicas adversas, como el temporal que ha azotado esta semana la provincia. En esta misma línea, CSIF insta a la administración educativa celeridad en el cumplimiento de dicho plan, con el objetivo de que las infraestructuras educativas estén en las mejores condiciones posibles y puedan evitarse situaciones indeseadas y complejas como las que se están detectando estos días en muchos de ellos, además de “priorizar cuanto antes las actuaciones para que se atiendan de forma inmediata las más acuciantes”.
Por otro lado, CSIF reitera, como ya hizo en octubre de 2019, en el seno de la Junta de Personal Docente en una reunión con la Delegación de Educación, la demanda de elaboración inmediata de un protocolo de actuación cuando se produzcan coyunturas similares a las acaecidas estos días con el paso de Gloria por la provincia. De esta manera, solicita medidas que permitan la anticipación y agilización ante este tipo de situación y que no impidan el normal funcionamiento de los centros y el trabajo diario de sus profesionales, salvaguardando el bienestar de la comunidad educativa, dentro del marco de la normativa de la autoprotección de centros docentes, para los casos de inclemencias meteorológicas de todo tipo. No sólo como consecuencia del calor, sino también en caso de temporales de frío. A este respecto la provincia ha registrado el cierre de algunas secciones en los colegios públicos rurales u otros centros que se han visto afectados como los pertenecientes a los municipios de Vélez Rubio, Vélez Blanco, María, Oria, Chirivel o Topares o también en Gérgal y Serón o como en el caso particular de Paterna donde se han visto obligados a cortar las clases.
Así, según explica el sindicato no tiene cabida que “compañeros y compañeras se jueguen el tipo, por ejemplo, cuando tengan que acceder a sus puestos de trabajo, porque se den condiciones extremas para la circulación por carretera. Además, esta responsabilidad no debe caer en manos de los equipos directivos”, ha subrayado Juan Francisco Caballero, responsable provincial del sector de Educación de CSIF. En estos casos, el sindicato considera que es a la Junta a la que corresponde arbitrar las medidas correspondientes para evitar situaciones indeseadas, entre las que debe incluirse, en su caso, la suspensión de las clases cuando sea necesario.