CSIF denuncia retrasos en los cobros de los vigilantes de Ombuds de la provincia, encargados de la seguridad de Carrefour
• En Almería, esta situación afecta a una treintena de vigilantes, ocupados de la seguridad de la línea de hipermercados francesa en la capital, El Ejido, Vícar y Roquetas de Mar
• Ante las últimas noticias publicadas sobre las deudas de la empresa de seguridad con Hacienda y la Seguridad Social, los trabajadores temen no cobrar las nóminas
08 de Julio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, denuncia los continuados retrasos en el pago de nóminas de los trabajadores de la empresa de vigilancia Ombuds, compañía encargada de la seguridad de los hipermercados de Carrefour en la provincia. De esta manera, esta demora en las retribuciones afecta en Almería a una treintena de vigilantes repartidos en las instalaciones de la multinacional francesa en la capital, Vícar, Roquetas de Mar y El Ejido.


En esta línea, los retrasos en el ingreso de las nóminas llevan sucediéndose desde el año 2017, por lo que los trabajadores de Ombuds han trasladado a CSIF su temor de, finalmente, no cobrar sus nóminas puesto que, según las últimas noticias publicadas, la empresa de seguridad solicitó recientemente acogerse a la ley concursal debido a las deudas que acumula con Hacienda y con la Seguridad Social. De hecho, cuando los trabajadores se han puesto en contacto con sus superiores en Ombuds para depurar responsabilidades, han obtenido respuestas extra oficiales como: “no tenemos, por desgracia, ninguna información fiable. Solamente noticias desestabilizadoras al respecto”, pero sin ninguna directriz ni argumento formal al respecto.
Ante esta situación, CSIF ha puesto en conocimiento de la delegación provincial de Carrefour, por escrito, la situación de incertidumbre que viven los más de 30 trabajadores de la plantilla, y así instarlos a intervenir para buscar una solución a esta problemática que podría afectar, directamente, al funcionamiento de sus hipermercados en la provincia. Con todo, el sindicato también ha formulado una denuncia ante la Inspección de Trabajo, criticando también otras irregularidades referidas a la falta de uniformes.
Por todo ello, CSIF junto a la plantilla de trabajadores se plantea, de no obtener respuestas ni soluciones, la convocatoria de movilizaciones para la defensa de sus derechos e, inclusive, no descarta la convocatoria de huelga si sus reivindicaciones no son escuchadas. De ahí, que hayan decidido poner en conocimiento de Carrefour esta situación de incertidumbre porque, en el caso de no solventar esta problemática laboral, las medidas de presión que el personal de seguridad decida ejercer para la defensa de estos derechos, repercutirán directamente en el buen funcionamiento de los hipermercados de la multinacional en Almería.