Trabajadores de Urbaser Roquetas convocan huelga indefinida a partir del día 21 a las 21.00 horas
• Así lo han acordado más del 96 por ciento de la plantilla de la empresa concesionaria del servicio de recogida de basuras en una Asamblea celebrada el pasado viernes, día 5
• Denuncian que el acuerdo laboral lleva bloqueado desde el año 2015
08 de Abril de 2019

Trabajadores Urbaser en Roquetas de Mar han convocado huelga indefinida a partir del próximo día 21 de abril, desde las 21.00 horas, en el servicio de limpieza y recogida de basuras del municipio. El objetivo de esta drástica reivindicación es exigir que se reactive las negociaciones del convenio colectivo, el cual lleva bloqueado desde el año 2015. El comité de empresa ha decidido, por el bien de los vecinos y de la imagen de Roquetas y como un acto de total responsabilidad, no llevar a cabo las jornadas de huelga en plena Semana Santa.
Esta medida se ha decidido en una Asamblea que ha obtenido el 97 por ciento del respaldo de los trabajadores y que se produjo el pasado viernes, día 5. Tal y como recuerda el comité de empresa, desde la finalización del convenio en diciembre de 2015, la parte social no ha parado de intentar sentarse a negociar el nuevo convenio tanto con la empresa como con el ayuntamiento. No obstante, y ante la falta de interés tanto de la empresa como del propio consistorio, los trabajadores decidieron en agosto de 2017 convocar manifestaciones y huelga que, finalmente concluyeron con la firma de un acuerdo entre el comité de huelga y los representantes municipales.
Este documento recoge el compromiso de iniciar las negociaciones en enero de 2018, la recuperación del poder adquisitivo y el mantenimiento de las jornadas pactadas en el acuerdo de 2017. Sin embargo, después de mantener varias reuniones durante 2018 y 2019, el comité de empresa considera que, tanto la empresa como el ayuntamiento, pretenden acabar con el bienestar social y económico de los trabajadores, negándose a materializar en el nuevo convenio el acuerdo firmado en 2017. Según explican los trabajadores este hecho supondría la bajada de salarios, la libre disposición de la empresa para modificar la jornada laboral y los horarios o la supresión de asuntos propios y de los domingos y festivos, entre otras medidas.