Más de medio centenar de profesionales de la Sanidad fueron agredidos en 2017 en Almería
• CSIF inicia una campaña de sensibilización bajo el lema “El respeto es tarea de todos” para luchar contra lo que considera una lacra en los centros sanitarios
• De las 1.115 agresiones registradas en 2017 en toda Andalucía, 285 fueron físicamente y 830 de manera verbal, cifras que superan en un 10% las contabilizadas en 2016
16 de Marzo de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, lamenta que el Servicio Andaluz de Salud siga sin tomar medidas concretas en su lucha contra las agresiones sanitarias, que en 2017 superaron el medio centenar en los centros sanitarios de la provincia y el millar en toda Andalucía. Por ello, con motivo del Día contra las Agresiones al Personal Sanitario, que se conmemora hoy, el sindicato pone en marcha a nivel nacional una campaña de sensibilización bajo el lema “El respeto es tarea de todos”.


CSIF considera prioritaria la lucha contra las agresiones físicas y verbales de los profesionales de la Sanidad andaluza, con datos alarmantes en 2017, que fueron superiores a los de 2016 en un 10%. Según las cifras obtenidas por este sindicato, 1.115 trabajadores fueron agredidos en 2017, 285 de manera física y 830 verbalmente.
Ante esta situación, el sindicato plantea la necesidad de crear un grupo multidisciplinar que abarque no solamente el ámbito sanitario, sino el educativo y el judicial para llegar a una solución real. Por otra parte, CSIF exige al SAS el cumplimiento de su propio Plan de Prevención de Agresiones que establece la posible denuncia judicial y social de la Administración a los agresores de sus profesionales, potestad que nunca ejerce, dejando sólo al profesional ante la denuncia de sus propios agresores.
En este sentido, las administraciones, de manera conjunta, deben diseñar y ejecutar medidas reales y eficaces para la seguridad de los profesionales en el ámbito sanitario y el respeto en los centros de trabajo. Para CSIF, la tolerancia cero a las agresiones sólo será posible con el trabajo conjunto entre administraciones, fuerzas sindicales y los propios trabajadores, afrontando de manera unida las situaciones de hostilidad y mejorando, en paralelo la eficacia de las medidas de seguridad en los centros de trabajo.