CSIF denuncia la suspensión de los controles de alcoholemia en Vícar como consecuencia de la precariedad y abandono que sufre la Policía Local del municipio
• El sindicato critica que los coches de los agentes circulan sin tener la ITV y el cierre de la Jefatura de Policía debido a la terrible falta de personal
• Con tan sólo 23 efectivos, la localidad debería contar con al menos 50 agentes, tal y como aconseja la Unión Europea
08 de Febrero de 2018
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, alerta de la terrible situación de precariedad y abandono a la que está sometida la Policía Local de Vícar, hecho que ya está repercutiendo no sólo a las condiciones laborales de los agentes sino a los vecinos del municipio.

En primer lugar, el sindicato denuncia que se han eliminado los controles de alcoholemia semanales sin explicación ni justificación alguna o también que los vehículos policiales circulan sin tener la ITV pese a la campaña reciente que, a bombo y platillo, ha vendido el Ayuntamiento a este respecto, ante la opinión pública. Por otro lado, CSIF destaca que, incluso en algunas jornadas puntuales, ha habido turnos sin atención por parte de los agentes y, por tanto, sin atención a las demandas de los vecinos, lo cual ha tenido como consecuencia el cierre de la Jefatura por la falta de personal, todo ello por la pésima gestión del Ayuntamiento.
Asimismo, el sindicato recuerda que, en la actualidad, Vícar cuenta con 23 policías, cuando la Unión Europea dicta por normativa que corresponden dos agentes por cada 1.000 habitantes, lo que en el municipio se debería traducir a un total de 50 efectivos policiales.
Con todo, CSIF recalca que las carencias de la plantilla no quedan solamente aquí, sino que la lista se amplía con motocicletas desfasadas con casco inservibles, vehículos policiales sin transmisión, chalecos antibala caducados desde hace 12 años, de los cuales sólo han sido renovados 6 de la plantilla de 23 agentes que realizan el servicio rotatorio. También desde el sindicato consideran inadmisible otras deficiencias como los dos años prácticamente sin oferta formativa o que los policías lleven desde 2012 sin realizar prácticas de tiro.
Ante esta situación, CSIF ha planteado opciones y soluciones y no ha habido respuesta alguna por parte del Ayuntamiento, lo que denota, a juicio del sindicato, que para el alcalde, Antonio Bonilla, el servicio de policía y por consiguiente la seguridad de los ciudadanos de Vícar, no es una prioridad. Así, CSIF critica que la única propuesta del equipo de gobierno municipal haya sido la eliminación de los derechos laborales recogidos en el Convenio aprobado hace seis meses.